Nos Queda La Palabra

marzo 24, 2009

…la voz de los sin voz.

 

 

 Cuando moría y estaba aquí tendido

el padre Rafael Palacios, asesinado en Santa Tecla,

yo dije que su cadáver

seguía predicando una denuncia

no sólo hacia afuera de la Iglesia por sus crímenes,

sino hacia adentro de la Iglesia por sus pecados.

El profeta también denuncia

los pecados internos de la Iglesia.

¿Y por qué no?

Si obispos, papas, sacerdotes,

nuncios, religiosas, colegios católicos,

estamos formados por hombres,

y hombres somos pecadores,

y necesitamos que alguien nos sirva de profeta

también a nosotros

para que nos llame a conversión,

para que no nos deje instalar una religión

como si ya fuera intocable.

La religión necesita profetas,

y gracias a Dios que los tenemos, 

porque estaría muy triste una Iglesia

que se sintiera tan dueña de la verdad

que rechazara todo lo demás.

Una Iglesia que sólo condena,

una Iglesia que sólo mira pecado en los otros

y no mira la viga que lleva en el suyo,

no es la auténtica Iglesia de Cristo.

 

8 de julio de 1979

La violencia del amor, Oscar Romero.

Copyright 2007 por Plough Publishing House.

 

 

Y después dialogaron. Retorciéndose sus voces,

Con el retumbar distante del trueno

En el profundo valle.

Dioses de la Tierra,  Khalil  Gibrán

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.