Nos Queda La Palabra

diciembre 29, 2010

…como el dios en el cisne.

 
 
 
 Los titiriteros (“Familia de saltimbanquis”) (1905)
Óleo sobre lienzo. 212 x 229 cm.
Colección Chester Dale. The National Gallery of Art. Washington – USA
  
 (…)
Finalmente ya no nos necesitan, los que partieron
temprano, uno se desteta dulcemente de lo terrestre, como
uno se emancipa con ternura de los senos de la madre.
Pero nosotros, que necesitamos tan grandes secretos,
nosotros que tan frecuentemente obtenemos del duelo
progresos dichosos, ¿podríamos existir sin ellos?
¿Es inútil el mito de que, en la antigüedad, durante
las lamentaciones fúnebres por Linos, [5]
una atrevida música primitiva se abrió paso en la árida materia
inerte; y entonces, por primera vez, en el espacio
sobresaltado, en el que un muchacho casi divino de pronto
se perdió para siempre, el vacío produjo esa vibración
que ahora nos entusiasma y nos consuela y ayuda?
 
Las elegías de Duíno . Primera elegía. Rainer María Rilke.
 [5] Mito griego semejante en unos aspectos al de Adonis, y en otros al de Orfeo, pero relativo a la música fúnebre. Linos es el semidiós de la lamentación, la música y la elegía fúnebres. Murió de muerte terrible —asesinado por Apolo o por Hércules, o destrozado por perros, según varias leyendas—; al morir, su terrible lamentación dio nacimiento a la música; o bien, la naturaleza entera, al llorar su muerte, creó la música (Iliada, XVIII, 570).
Texto íntegro  l   Rainer María Rilke                          
                          LAS ELEGIAS DE DUINO (1922)

Versión y notas de José Joaquín Blanco
Publicado en La iguana del ojete (Invierno, 1993)

                                 LibreriaHispana.com
 
Imagen l Deseoaprender.com
All rights reserved. Images may not be reproduced in any form without the express written permission of the copyright holder.

diciembre 14, 2010

…con la luz de la mañana

 

 «Yo soy el barbero de Picasso y canto las letras que el artista malagueño escribió, cante jondo»

Enrique Morente

 

porverita

Con las guitarras de Juan y Pepe Habichuela, los tangos de Morente, en una actuación el la Plaza de los Aljibes de La Alhambra de Granada (1994), adaptación del poema “La fonte que mane y correde San Juan de la Cruz.
 

La fonte que mane y corre

San Juan de la Cruz

.

Aquella eterna fonte está escondida,
que bien sé yo do tiene su manida,
aunque es de noche

Su origen no lo sé, pues no le tiene,
mas sé que todo origen de ella tiene,
aunque es de noche.

Sé que no puede ser cosa tan bella,
y que cielos y tierra beben de ella,
aunque es de noche.

Bien sé que suelo en ella no se halla,
y que ninguno puede vadealla,
aunque es de noche.

Su claridad nunca es oscurecida,
y sé que toda luz de ella es venida,
aunque es de noche.

Sé ser tan caudalosos sus corrientes.
que infiernos, cielos riegan y las gentes,
aunque es de noche.

El corriente que nace de esta fuente
bien sé que es tan capaz y omnipotente,
aunque es de noche.

El corriente que de estas dos procede
sé que ninguna de ellas le precede,
aunque es de noche.

Aquesta eterna fonte está escondida
en este vivo pan por darnos vida,
aunque es de noche.

Aquí se está llamando a las criaturas,
y de esta agua se hartan, aunque a oscuras
porque es de noche.

Aquesta viva fuente que deseo,
en este pan de vida yo la veo,
aunque es de noche.

 

Fuente l A media voz

 

 

El flamenco sin límites

El 1 de agosto de 1970, en la página 41 de la revista Triunfo, Paco Almazán daba noticia de un homenaje que se le tributaría al cantaor Pepe de la Matrona, con motivo de la celebración de la 1ª Porra de Archidona, festival flamenco que creara ese año José Luis Ortiz Nuevo. En ese homenaje participaban Morente y Menese. El 16 de agosto, en el 600 familiar llegamos a Archidona mi mujer y yo.
Hace mes y medio tuvimos a Ortiz Nuevo en el curso sobre flamenco en la Sede de la Universidad y hoy el Aula de la CAM nos gratifica con la actuación Morente. Se inscriben en el registro 37 años. ¿Qué ha pasado desde entonces? Pues que Enrique Morente es la levadura que fermenta, la bisagra desde la que gira el desarrollo del cante flamenco. Y esto dicho con palabras inmediatas, con metáforas de signo muy sencillo y legible.
Le trajimos a cantar a Alicante, en la calle San Fernando, en 1973, cuando le acompañaba a la guitarra Manzanita, para seguir muy afecto a esta ciudad hasta en cinco ocasiones, bien en los Encuentros de Flamenco en el Aula de Cultura, bien cantando saetas en el Barrio de Santa Cruz, bien interpretando la misa flamenca en Santa María. En todas esas ocasiones, un referente nuevo había incorporado a la masa constitutiva del flamenco. Cantó en el 71 al oriolano Miguel antes que lo hiciera Serrat; en el 77 sustituyó a la guitarra por órgano sintético para entonar la siguiriya al tiempo que le premiaban con el Nacional de Música por su ortodoxia para con Chacón; paseó por los teatros y el cine, musicó desde Bergamín a Lope de Vega y en el 96 hizo temblar las murallas del templo viajando con el Federico neoyorkino hacia un hito revolucionario en el flamenco: “OMEGA”.
El flamenco, como universo de signos donde la música se convierte en un “medio de unión simbólica y un acontecimiento social de identificación” permeable desde que, a mediados del siglo XIX se hiciera luz visible, nos parece a muchos protagonista de “modelo comunicativo en proceso abierto , en el que el mensaje varía según los códigos, los códigos entran en acción según las ideologías y las circunstancias, y todo el sistema de signos se va reestructurando continuamente sobre la base de la experiencia de descodificación que el proceso instituye” (Umberto Eco).
Pues bien, con motivo de una intervención de Morente en el III Encuentro de Flamenco (1975) en el Aula de Cultura (de la entonces Caja de Ahorros del Sureste de España) dejamos constancia de que era el tiempo de “la conjunción más fructífera que se le ha dado pasar al cante: con situaciones objetivas radicalmente nuevas en el ámbito de la estructura social; el inicio de una clarificación y transparencia en la misión de los aparatos ideológicos y, finalmente, la práctica introductoria de una creativa artística en gestación, que se atreve a la remodelación de las formas expresivas”, concluyendo que la factura creativa de Enrique Morente participaba de esos tres principios sustentadores del cante jondo.
En ese universo de signos, Morente ha incidido en los valores conceptuales incorporando condiciones de reconocimiento a fórmulas personales para diversos cantes (materia que precisamente está analizando Balbino Gutiérrez, a quien tendremos la semana próxima en el curso de la Sede), dejando obsoleta la falacia sobre pureza-heterodoxia, manejando la argumentación persuasiva del buscador, del curioso hipersensible avanzando los tiempos, (recuerdo la ocasión en que -hace ya muchos años- mi hijo Pablo le enfrascó con Tom Waits y Van Morrison). Enrique Morente es hoy el activo obligado para quienes vemos el flamenco como arte.

José A. Martínez Bernicola es profesor de la Universidad de Alicante.
 

 

Fuente l Información.es

                    (Jueves 28 de febrero de 2008)

 

Ay, mare…”cuando se mecen las ramas”…

In memorian

 

 

julio 4, 2010

…en un clamor de victoria y guitarras

   

¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
de honor, de majestad, de gallardía! …
.
                        A Córdoba. Luis de Góngora

  

 *

Diez años atrás, al morir Miguel Hernández rodando por los calabozos de la crueldad falangista, ante la indiferencia de los poetas sometidos al gusano entorchado, escribí yo en México una elegía a su gloria de poeta y a su muerte de español enterizo, que después entró a formar parte de uno de mis libros. Ha pasado el tiempo, las cadenas que oprimen a España se han apretado más sobre su cuerpo, y la voz de Miguel Hernández, lejos de apagarse, sigue creciendo, creciendo, como alimentada por una savia juvenil. Vivo está el poeta como cuando cantaba desde el hondón de su sangre ribereña, y vivo está el pueblo que lo vio subir al árbol de la poesía, a pesar de los martirios que sobre él han caído. Y en esta fusión de vida, de vidas inagotables y altas, está la íntima razón de la esperanza: nuestro mañana deslumbrante, en cuyos destellos seguirá brillando, entre su pueblo liberado, la frente del poeta, como la paloma en el cielo estival.

Miguel fue entre nosotros el mejor. Y, al decir nosotros, me refiero a los poetas y escritores españoles de mi generación. El más entrañable, el más sincero, el más heroico también. Distante del señoritismo poético, que abrevábase, entonces como ahora, en las virtuosidades de la técnica y no en el latido del hombre, lo genuino de España afloraba en su verso con una violencia y una diafanidad de borbotón serrano, y la experiencia sub­jetiva, que en él era íntima comunión con la naturaleza y con los humil­des hombres del terrón, se volcaba generosamente hacia afuera buscando la ronda de manos fraternales.

De la mano áurea de nuestros grandes clásicos -Garcilaso, Lope, Góngora, Quevedo- llegó Miguel a la poesía. Era en la edad rural de su iniciación, en la natal y levantina Orihuela. Lecturas y rebaños. El despertar a un mundo mágico, desde el aciago mundo del trabajo, con la raíz hincada en la soledad vegetal. Un sosegado y verde río llenaba de esme­raldas errátiles sus pupilas. “Lo fugitivo permanece y dura”, que dijo transido de eternidad el otro gran poeta de la Torre de Juan Abad. Al fondo unos montes como descarnados por amarillos desgarrones, montes secos y violentos…

 

 Juan Rejano. El Nacional, (México), 14 de diciembre 1952

(Fragmento) Biblioteca Hernandiana , documento 5. pág.116,  recopilación de Alberto Enrique Perea.

 

Escribe Rejano “…escribí yo en México una elegía a su gloria de poeta y a su muerte de español enterizo, que después entró a formar parte de uno de mis libros”. aquí la elegía:

AL MORIR EL POETA MIGUEL HERNÁNDEZ

               (1942)

DOS TIEMPOS DE LLANTO

                            1

Como un terrón que escapa del surco hacia los cielos,

cargado de asperezas y fragancias,

apareciste, hermano.

Contigo se elevaron la espiga y la paloma,

el íntimo perfume del romero,

el balido inocente de la oveja más tierna.

Te recuerdo invadido de rumores

 como un olivar triste,

con la frente combada hacia la aurora

y un clavel horadándote las manos.

Te recuerdo de miel y espino seco.

En tus abarcas de pastor llevabas

todo el rocío virgen, todo el fuego

increado del alba;

en tu zamarra un áspero rumor de encinas graves

y más adentro,

sobre tu corazón, la voz del río

donde, embriagado ruiseñor, creciste.

Oh, cantor milagroso de la ternura agreste,

un mastín te guardaba la osamenta

 y a la puerta encrespada de tus venas

 suspiraba una alondra.

 Eras una raíz tan amorosa,

erguida con tal furia entre los hombres,

que se te oía correr la sangre hermosa

 como un galope de caballos jóvenes

sujetos por un freno de alhelíes.

Un temblor de amapolas y trigales maduros

se asomaba a tus ojos

y una violenta sed te rodeaba,

una sed escondida

en los siglos de llanto,

en el hombre, en la piedra, en las retamas

que a nuestros campos dieron

su inmemorial tristeza.

Tierra tú mismo te nombraste, tierra,

y de la tierra fuiste a despertar al pueblo,

a ceñirle coronas,

a restañarle heridas

cuando la soledad y la agonía

como rosas de espanto a su sien se asomaban.

Ay, tu gloria fue entonces,

tus matinales nupcias con lo eterno.

Nadie puede decir cuándo morimos

para nacer al alba perdurable,

pero en aquella unión de sangre y tierra

te brotaron entrañas en la entraña,

alas crecieron de la pana honrada

que tu cuerpo vestía,

y tu canción se alzó sobre la muerte,

heroica, deslumbrante,

porque a la muerte misma se ofrendaba.

Solitario cabrero del verbo apasionado,

allí sigues viviendo, en ese instante

conmovido respiras,

sueñas,

cantas.

No has muerto, no pudieron

matarle los que a golpes de rencor te mataron.

La tierra no perece, y tú eres tierra,

toda la noble tierra de España que ahora cubre

tantos sueños tronchados.

Tú eres, niño de fuego, la esperanza.

                               2

Como un lucero herido que a la tierra desciende

después de dar su luz al mundo ciego,

partiste hacia las sombras.

Mírame aquí cantando con mis lágrimas

tu ausencia irreparable,

los enlutados ecos de tu canto.

Entre mis manos guardo su fulgor que no cesa :

España, tu gemido de fruto desangrado.

 Juan Rejano 1942.  

 

 (Tambien en el Nacional el 29-XI-42,  en “Libro de los homenajes” 1961, y otras ediciones)
    Del Archivo Histórico de Radio España Independiente, fue entregada en los 80 en el Archivo Central del P.C.E.: en ella y precedida de unas palabras de Juan Rejano figura la voz de Miguel Hernández recitando la Canción del esposo soldado.

 

BIBLIOGRAFIA DE JUAN REJANO

1921 “Pandereta andaluza”.
1928 “El Modernísmo en la literatura y en el arte” (ensayo).
1943 “Fidelidad del Sueño”.
1944 “El poeta y su pueblo”.
1944 “El Genil y los Olivos”.
1944 “El poeta y su pueblo. Un símbolo Andaluz: Federico García Lorca”.
1945 “La esfinge Mestiza. Crónica menor de México”.
1947 “Víspera heroica. Canto a las guerrillas de España”.
1948 “El Oscuro límite”.
1949 “Noche adentro”.
1949 “Oda Española”.
1950 “Constelación menor”.
1953 “Poemas de la Nueva Polonia”.
1953 “Poemas de Adam Mickewicz”.
1955 “Canciones de la Paz”.
1956 “La respuesta. En memoria de Antonio Machado”.
1958 Prologa” EL CIERVO”, de León Felipe.
1959 “Diario de China”.
1960 “El Río y la Paloma”.
1961 “Libro de los homenajes”.
1963 “Elegía rota para un himno. En la muerte de Julián Grimau”.
1966 “El Jazmín y la Llama”.
1971 “Antonio Rodríguez Luna”.
1975 “Alas de Tierra” (selección antológica).
1976 “Antología” (póstuma).
1976 “La tarde” (póstuma).
1977 “Elegías Mexicanas” (póstuma).
1977 “Poesías” (póstuma).
1978 “La Mirada del Hombre” (Antología póstuma).
1983 “Antología de la ausencia” (póstuma).
1987 “Poemas” (póstuma).
1988 “La mirada del hombre” (póstuma).
1989 “Siete poemas inéditos” (póstuma).
1989 “Acordes. Las cuatro estaciones” (póstuma).
1991 “Antología poética” (póstuma).
1991 “Diario de China” (póstuma).
1993 “Entre dos reinos”(contiene los poemas “Entre dos reinos”, “El Genil”,
“Los olivos” y “Plenitud”). (póstuma).
 

 NOTAS

1) -La edición del libro homenaje a Juan Rejano de Litoral y el Ayuntamiento de Málaga, deja mucho que desear. No le consta año de publicación,no tiene Depósito Legal, carece de índice de poemas y nombres de personas que participaron en este homenaje, nombres que en justo reconocimiento me permito recoger.

 Nombres para un homenaje a Juan Rejano [1980].

 Textos:

Pablo Neruda

José Herrera Petere

Rafael Alberti

Dolores Ibarruri

Jorge Guillén

Francisco Ayala

Manuel Andújar

Jacinto Luis Guereña

Javier Villán

Simón García Montero

Francisco Giner de los Ríos

María Teresa Hernández

José Luis Cano

Etelvina Astrada

Aurora de Albornoz

Mariano Roldán

Alfonso Yuste Alvarez

Enrique de Rivas

Teresinka Pereisa

Antonio Rodríguez Jiménez.

Juvenal Soto

Juan Carlos Millán Rejano

Francisco Peinado

Ilustradores:

Picasso

José Bergamín

Miguel  Prieto

Lorenzo Saval

Rafael Pérez Estrada

Santiago

Elvira Gascón

Manuel Ángeles Gascón

Santarén

José Antonio Díaz del Teixidor

Darío Carmona

Ana Casals

López de Moral

 2).- Nombres que aparecen en  el diario “El Sol”, correspondiente al 19 de noviembre de 1936: José Bergamín, Manuel Altolaguirre, Luis Cernuda, Miguel Prieto, Alberto Sánchez, Salvador Bacarisse, Gabriel García Maroto, María Teresa León, Rafael Dieste, Arturo Souto, Arturo Serrano Plaja, Felipe Camarero, Rafael Alberti y Emilio Prados.

 …………………………………………………………………

 

Fuente l  Miguel Hernández en Juan Rejano , por Juan Fernández Palmeral

                  Revista Perito 

Los derechos de los trabajos publicados en este sitio corresponden a sus respectivos autores. A su vez, todos los textos reflejan, única y exclusivamente,  las opiniones de sus autores. Se permiten las copias sin fines lucrativos o editoriales.
 
***
 LinnieK9

Alicia de Larrocha was filmed at the Alhambra by Larry Weinstein and Nev Fichman in the late 1980s.

Nights in the Gardens of Spain, Manuel de Falla, Part 3
Symphonic impressions for piano and orchestra.

1. In the Generalife

2. Distant dance

3. In the Gardens of the Sierra de Córdoba

Alicia de Larrocha, piano

Orchestre Symphonique de Montréal
Charles Dutoit, conductor

 

“Lo fugitivo permanece y dura”…

 

 

agosto 26, 2009

…et je les pleure

 

J’ai eu le courage de regarder en arrière

Guillaume Apollinaire (1880-1918)

 
J’ai eu le courage de regarder en arrière
Les cadavres de mes jours
Marquent ma route et je les pleure
Les uns pourrissent dans les églises italiennes
Ou bien dans de petits bois de citronniers
Qui fleurissent et fructifient
En même temps et en toute saison
D’autres jours ont pleuré avant de mourir dans des tavernes
Où d’ardents bouquets rouaient
Aux yeux d’une mulâtresse qui inventait la poésie
Et les roses de l’électricité s’ouvrent encore
Dans le jardin de ma mémoire

 

Tuve el valor de mirar hacia atrás…

Tuve el valor de mirar hacia atrás
Los cadáveres de mis días
Marcan mi camino y les voy llorando
Unos se pudren en las iglesias italianas
O en pequeños bosques de limoneros
Que florecen y fructifican
Al mismo tiempo y en todas las estaciones
Otros días lloraron antes de morir en las tabernas
Donde ardientes ramos rodaban
Ante los ojos de una mulata que inventaba la poesía
Y las rosas de la electricidad se abren aún
En el jardín de mi memoria

 

Versión de Claire Deloupy

 

Fuente l Poemas en francés

julio 13, 2009

“Recuérdame, mi amor”

 

www.fkahlo.com

 “De cualquier manera que se conciba la relación entre el desarrollo social y la liberación del individuo, todo revolucionario debería esforzarse por realizar, al menos en su propia conciencia, la síntesis entre su deseo de liberación social y su deseo de liberación espiritual
“…y francamente yo ya no tengo ni la más remota ambición de ser nadie, me vienen guangos los `humos` y no me interesa en ningún sentido ser la `gran caca`…”.
 
Frida Kahlo
Fuente l
Militancias de la imaginación en sus fuentes filosóficas.
Frida Kahlo: filosofar y pintar
Fernando Buen Abad Domínguez  Rebelión/Fundación Federico Engels

abril 8, 2009

Pablo en el laberinto

minotauromaquia 

 

abril 6, 2009

“Firebird Ballet Suite”

 

 Igor Stravinsky, conductor (1965)
‘Lullaby and Final Hymn’ from the
“Firebird Ballet Suite” (1945 version)
Music by Igor Stravinsky (1882-1971)
New Philharmonia Orchestra
From the Royal Festival Hall, London

 

julio 16, 2008

“Le Désir attrapé par la queue”

Brassaï, taller de Picasso, 16 junio de 1944.
 De pie, de izquierda a derecha: J. Lacan, Cécile Eluard, P. Reverdy, Louise Leiris, Picasso, Zanie de Campan, Valentine Hugo, Simone de Beauvoir, Brassaï. Sentados, de izquierda a derecha: Sartre, Camus, Michel Leiris, Jean Aubier. 

Pablo Ruiz Picasso además de pintor, escultor, dibujante, grabador e ilustrador, fue escritor. (…)
La obra, según afirma el autor, fue redactada en sólo cuatros días – del 14 al 17 de enero de 1941- en un cuaderno escolar. (…)
La pieza es un canto al optimismo y a la libertad, en el cual se da rienda suelta a los sueños, las obsesiones, los deseos inconfesables y al espíritu inagotable del ingenio. (…)
Le Decir attrapé par la queue está dividida en seis escenas. El argumento parece indecible, ya que una idea lleva a otra y las palabras se combinan como juegos de malabarismo con un ritmo que no sabemos hacia donde nos lleva. El hilo de la narración está ausente, los personajes son seres orgánicos que están en permanente cambio listos para coger aliento y empezar nuevamente en un presente continuo. El verdadero protagonista es el Deseo que exorciza los pesares, la nostalgia de los tiempos idos. El texto está cargado de poesía, humor y erotismo donde reinan sus propias reglas, al margen de la gramática, la lógica y la puntuación. La palabra es una orgía de los sentidos, una aventura amorosa que raya con lo onírico. (…)
La primera vez que se realizó una lectura pública de Le Decir attrapé par la queue fue el 19 de marzo de 1944, en el apartamento de Michel y Lousie Leiris, ubicado en la cuarta planta de una casa del quai des Grands-Augustins, a poca distancia del taller de Picasso. El director y responsable de escena fue Albert Camus, quien explicaba los decorados, anunciaba los actos y presentaba a los protagonistas. Lo hizo provisto de un bastón que golpeaba tres veces. Michel Leiris representó al Gran Pie, Raymond Queneau hizo de Cebolla, asimismo Jean-Paul Sastre le tocó el papel de Fondo Redondo y Las Angustias fueron interpretadas por Georges Hugnet y Dora Maar. Los breves parlamentos de Las Cortinas y El Silencio los dijeron Jean Aubier y Jacques-Laurent Bost, respectivamente. Zanie de Campan, Lousie Leiris y Simone de Beauvoir se repartieron los roles de La Tarta, Los dos caniches y La Prima. Ensayaron varias tardes y el propio Picasso asistió muchas veces a las sesiones. Durante la “premier”, el pintor malagueño, colocó en la chimenea un retrato del poeta Max Jacob, como homenaje de su muerte en el campo de batalla el 5 de marzo de 1944. A la función asistieron entre otros intelectuales: Jean-Louis Barrault, Georges Bataille, Sylvia Bataille, Georges Braque, Maria Casarès, Valentine Hugo, Jacques Lacan, Georges Limbour, Henri Michaux, Mouloudji, Lucienne et Armand Salacrou y Pierre Reverdy.
Después de tres meses de la representación, Picasso volvió a reunir a sus amigos actores para darles las gracias por esa inolvidable velada. Y fue entonces cuando Brassaï inmortalizó el momento con varias fotos.

Extractos del Prólogo a la traducción que Lorenzo ParejaPatricia Venti realizan  de la obra teatral El deseo atrapado por la cola,  publicado en la bitácora El lugar que ocupo, de Patricia Venti.   

       

Blog de WordPress.com.