Nos Queda La Palabra

junio 25, 2010

… “una cigüeña en Vallecas”.

 

“El cristianismo histórico es lo contrario de lo que fue Jesús.”

J.M. Díez-Alegría

 

Terminada mi modesta exposición, me dirigí (imaginativamente) al Señor, en estos términos:
—Señor Jesús, esto es lo que yo he podido sacar en limpio sobre los intentos de Carlos Marx.

En mi soñado coloquio, Jesús me respondió así:
—Pues mira, hombre, yo te digo de veras que ese Carlos de Tréveris no está lejos del Reino de Dios. Si te encuentras con él, no dejes de darle recuerdos de mi parte.
Esto imagino yo. Otros lo verán de otro modo. Allá ellos.
Pero, por favor, que no digan que baje fuego del cielo sobre nosotros. Ni bombas atómicas.
Ese no es el espíritu de Jesús.

 

Recuerdos a Marx de parte de Jesús.

Rebajas teológicas de otoño.

José María Díez-Alegría

Texto íntegro l Biblioteca Servicios Koinonía

 

¡Oh tarde luminosa!
El aire está encantado.
La blanca cigüeña
dormita volando,
y las golondrinas se cruzan, tendidas
las alas agudas al viento dorado,
y en la tarde risueña se alejan
volando, soñando…
   Y hay una que torna como la saeta,
las alas agudas tendidas al aire sombrío,
buscando su negro rincón del tejado.
   La blanca cigüeña,
como un garabato,
tranquila y disforme, ¡tan disparatada!,
sobre el campanario.

                                    Antonio Machado

 

Fuente l Wikisource

 

 musicamaina

Noche oscura

Juan de la Cruz

 Canciones del alma que se goza de haber
llegado al alto estado de la perfección,
que es la unión con Dios, por el camino
de la negación espiritual.

1. En una noche oscura
con ansias, en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.

2. A oscuras, y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡Oh dichosa ventura!
a oscuras, y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía,
sino la que en el corazón ardía.

4. Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche amable más que la alborada:
oh noche que juntaste
Amado con Amada.
Amada en el Amado transformada!

6. En mi pecho florido,
que entero para él sólo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.

7. El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme, y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

 

Textol Ciudad Seva

 

DÍEZ-ALEGRÍA, José María:  Rebajas teológicas de otoño   (pdf 562 kb)


Esta obra recoge una serie de artículos de temática diversa, teológico-pastoral. Desde el Jesús histórico a María de Nazaret, del Santo Oficio a la infalibilidad papal, del divorcio al aborto. Siempre en una línea liberadora y pregresista, comprometida y crítica, desenfadada y sincera.
 
DÍEZ-ALEGRÍA, José María:  Teología en broma y en serio   (pdf 5.489 kb)


Colección de artículos teológicos pero desenfadados, llenos de profundidad, expresados con lo que mejor combina con el amor: el humor. Dieciocho temas, variados, centrales, claros e incisivo.
 
DÍEZ-ALEGRÍA, José María:  Teología en broma y en serio   (pdf 333 kb)


Versión sólo texto.
 
DÍEZ-ALEGRÍA, José María:  ¡Yo creo en la esperanza! El Credo que ha dado sentido a mi vida   (pdf 560 kb)
La obra más famosa del autor, libro publicado en su momento sin censura eclesiástica, contra la voluntad de sus superiores jesuitas, como un deber de conciencia que el autor estimó estar por encima de cualquier ley eclesiástica de control, publicación que costó al autor la salida de la Compañía de Jesús. Es la primera edición digital del libro, elaborada por los Servicios Koinonía, con permiso y por la voluntad del autor, para ser puesta a disposición pública.

.

Fuente l  Servicios Koinonía

Anuncios

junio 21, 2010

…a do simples fazer.

 

Ahora y siempre…

….conectados a la bondad del mundo”.

 

Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo. Disentir es un derecho que se encuentra y se encontrará inscrito con tinta invisible en todas las declaraciones de derechos humanos pasadas, presentes y futuras. Disentir es un acto irrenunciable de conciencia. Puede que disentir conduzca a la traición, pero eso siempre tiene que ser demostrado con pruebas irrefutables. No creo que se haya actuado sin dejar lugar a dudas en el juicio reciente de donde salieron condenados a penas desproporcionadas los cubanos disidentes. Y no se entiende que si hubo conspiración no haya sido expulsado ya el encargado de la Sección de Intereses de EE UU en La Habana, la otra parte de la conspiración.

Ahora llegan los fusilamientos. Secuestrar un barco o un avión es crimen severamente punible en cualquier país del mundo, pero no se condena a muerte a los secuestradores, sobre todo teniendo en cuenta que no hubo víctimas. Cuba no ha ganado ninguna heroica batalla fusilando a esos tres hombres, pero sí ha perdido mi confianza, ha dañado mis esperanzas, ha defraudado mis ilusiones. Hasta aquí he llegado.

Hasta aquí he llegado. José Saramago.

Fuente l ELPAÍS.com (14-04-2003)

                 © EDICIONES EL PAÍS, S.L.

***

 

“Chico Buarque arriesgó mucho, escribió cruzando un abismo sobre un alambre, y llegó al otro lado. Al lado donde se encuentran los trabajos ejecutados con maestría, la de la lengua, la de la construcción narrativa, la del simple hacer.”

Chico Buarque de Holanda. Por José Saramago

 

Fragmento extraído de El cuaderno de Saramago.

©José Saramago 2010

 

 

Chico Buarque y Milton Nascimento

Cálice 

( Chico Buarque – Gilberto Gil)

Pai, afasta de mim esse cálice
De vinho tinto de sangue.
Como beber dessa bebida amarga
Tragar a dor, engolir a labuta.
Mesmo calada a boca, resta o peito
Silêncio na cidade não se escuta.
De que me vale ser filho da santa
Melhor seria ser filho da outra
Outra realidade menos morta
Tanta mentira, tanta força bruta.

Como é difícil acordar calado
Se na calada da noite eu me dano
Quero lançar um grito desumano
Que é uma maneira de ser escutado
Esse silêncio todo me atordoa
Atordoado eu permaneço atento
Na arquibancada pra qualquer momento
Ver emergir o monstro da lagoa

De muito gorda a porca já não anda
De muito usada a faca já não corta
Como é difícil, pai, abrir a porta
Essa palavra presa na garganta
Esse pileque homérico no mundo
De que adianta ter boa vontade
Mesmo calado o peito, resta a cuca
Dos bêbados do centro da cidade

Talvez o mundo não seja pequeno
Nem seja a vida um fato consumado
Quero inventar o meu próprio pecado
Quero morrer do meu próprio veneno
Quero perder de vez tua cabeça
Minha cabeça perder teu juízo
Quero cheirar fumaça de óleo diesel
Me embriagar até que alguém me esqueça

 

Letra: Wikipedia

 

 

De muito gorda a porca já não anda… 

 …cale-se !

 

  

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.