Nos Queda La Palabra

octubre 6, 2010

…en el pecho lo que soy

 

FlamencoDeLaHistoria

 

Dios de la nada

(Camarón-Tomatito-Paco de Lucía)

 

Tengo en vez de un corazón

no sé cuantos corazones

Tengo en vez de un corazón

en el pecho lo que soy

Y todos me piden amor

y  uno a uno se lo doy

 

Dios de la nada,

fuera del espino,

prepárame un laíto´

pa´que yo pueda llevar

al que allí quiera mi sitio

 

Dulce hada

que me estás haciendo volar

te doy la via´

y la muerte que me das

Reforzaré las venas con mi piel

tengo mi sangre en las venas cargás´

 

Solo, me encuentro mu´solo,

cuando me miro al espejo

ya no sé ni lo que digo:

vivo con el pensamiento,

Sin un amigo, sin un amigo.

Sólo palabras

que se lleva el viento

vuelvo a cantarle

al mundo que yo siento:

vuelvo a vivir con mis alegrías

sin olviar´que yo vivo sufriendo

 

Salí de la tierra,

nací de tu vientre

Ay, mare Juana,

que me quitan la vía´

sólo quieren mi muerte.

 

 

Palabras clave l   GALERÍA DE FOTOS. PACO DE LUCÍA & FLAMENCO SOY

                                   Flamenco-world.com

 

Anuncios

octubre 5, 2010

Nunca medraron los bueyes…

 

 Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.

 Miguel Hernández

 

FlamencoZaragoza

Manuel Gerena – Vientos del Pueblo me Llevan

Nuevo Libro-CD:

Homenaje Centenario de Miguel Henández (Mi maestro del verso)

Manuel Gerena

www.manuelgerena.com

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.

No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra:
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.

 

 

Fuente l LosPoetas.com

 

Cerdán Tato investiga el proceso contra Miguel Hernández

El próximo miércoles, día 6, se presentará en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Elche (20 h) el libro El otro sumarísimo contra Miguel Hernández, de Enrique Cerdán Tato, autor que cuenta con un espacio propio en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Coincidiendo con el centenario del nacimiento del poeta oriolano, Cerdán Tato indaga en el procedimiento sumarísimo 4.487 que, según el autor, “pone de manifiesto que a Miguel Hernández se le abrió un juicio paralelo por adhesión a la rebelión lleno de irregularidades, no sólo ilegítimo, sino también ilegal, y que sólo se archivó tras su muerte”. 

La obra, editada por el Ayuntamiento de Elche, combina las reproducciones de los documentos descubiertos con los comentarios del autor, así como con otras referencias al proceso 21.001 y correspondencia. El libro también ayuda a esclarecer algunos datos biográficos de los últimos años del poeta, como la fecha de la detención de Miguel Hernández. 

 

Fuente l El Blog de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

 

Hay libros que nos acompañarán siempre con sus secretos. Perito en lunas de Miguel Hernández es uno de ellos. Lo escribió el poeta de Orihuela en su primera juventud. Fue su obra inicial y no tuvo el impacto que él esperaba y el texto merecía. En 1932, un joven se lanzó por los caminos que el hermetismo gongorino le señalaba. Hizo una obra tardía, que apareció en enero de 1933, en el marco todavía de la conmemoración del tercer centenario de Góngora en 1927. La mímesis hermética se situaba a veces en lo incomprensible y el propio Miguel tuvo que poner títulos en un ejemplar de Federico Andreu Riera para que éste entendiese los poemas.

(…)

El libro de Ramón Fernández se sitúa por tanto en la interpretación minuciosa del hermetismo gongorista hernandiano y es un ejercicio de honestidad intelectual manifiesta. Ha leído mucho de lo que se ha escrito sobre aquel libro, ha reflexionado sobre cada poema y el resultado es la interpretación nueva, a veces arriesgada, pero siempre posible, de sus significados ocultos. Me cabe por tanto felicitar al autor de esta interpretación y animar a su lectura.

 

José Carlos Rovira

 

Texto íntegro l     Simbología secreta de “Perito en Lunas” de Miguel Hernández
                                        Ensayo e ilustraciones de Ramón Fernández Palmeral

                                        Prólogo de José Carlos Rovira     

                                        Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

 

 

“¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula? “

  

julio 2, 2010

…rumores de tigre y llama.

 

“La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna.” 

Jean-Jacques Rousseau

 

unoqueandaporaqui

Thamar y Amnón – Camaron de La Isla

 

Thamar y Amnón

                                                 Para Alfonso García Valdecasas.

La luna gira en el cielo
sobre las tierras sin agua
mientras el verano siembra
rumores de tigre y llama.
Por encima de los techos
nervios de metal sonaban.
Aire rizado venía
con los balidos de lana.
La tierra se ofrece llena
de heridas cicatrizadas,
o estremecida de agudos
cauterios de luces blancas.

Thamar estaba soñando
pájaros en su garganta,
al son de panderos fríos
y cítaras enlunadas.
Su desnudo en el alero,
agudo norte de palma,
pide copos a su vientre
y granizo a sus espaldas.
Thamar estaba cantando
desnuda por la terraza.
Alrededor de sus pies,
cinco palomas heladas.

Amnón delgado y concreto,
en la torre la miraba,
llenas las ingles de espuma
y oscilaciones la barba.
Su desnudo iluminado
se tendía en la terraza,
con un rumor entre dientes
de flecha recién clavada.
Amnón estaba mirando
la luna redonda y baja,
y vio en la luna los pechos
durísimos de su hermana.

Amnón a las tres y media
se tendió sobre la cama.
Toda la alcoba sufría
con sus ojos llenos de alas.
La luz maciza, sepulta
pueblos en la arena parda,
o descubre transitorio
coral de rosas y dalias.
Linfa de pozo oprimida
brota silencio en las jarras.
En el musgo de los troncos
la cobra tendida canta.
Amnón gime por la tela
fresquísima de la cama.
Yedra del escalofrío
cubre su carne quemada.
Thamar entró silenciosa
en la alcoba silenciada,
color de vena y Danubio,
turbia de huellas lejanas.
-Thamar, bórrame los ojos
con tu fija madrugada.
Mis hilos de sangre tejen
volantes sobre tu falda.

-Déjame tranquila, hermano.
Son tus besos en mi espalda
avispas y vientecillos
en doble enjambre de flautas.

-Thamar, en tus pechos altos
hay dos peces que me llaman
y en las yemas de tus dedos
rumor de rosa encerrada.

Los cien caballos del rey
en el patio relinchaban.
Sol en cubos resistía
la delgadez de la parra.
Ya la coge del cabello,
ya la camisa le rasga.
Corales tibios dibujan
arroyos en rubio mapa.

¡Oh, qué gritos se sentían
por encima de las casas!
Qué espesura de puñales
y túnicas desgarradas.
Por las escaleras tristes
esclavos suben y bajan.
Émbolos y muslos juegan
bajo las nubes paradas.
Alrededor de Thamar
gritan vírgenes gitanas
y otras recogen las gotas
de su flor martirizada.
Paños blancos, enrojecen
en las alcobas cerradas.
Rumores de tibia aurora
pámpanos y peces cambian.

Violador enfurecido,
Amnón huye con su jaca.
Negros le dirigen flechas
en los muros y atalayas.
Y cuando los cuatro cascos
eran cuatro resonancias,
David con unas tijeras
cortó las cuerdas del arpa.

 

                                                                                                             Federico García Lorca

 

Cita l Wkiquote 

Fuente l  A media voz

Palabras clave l    Amnón y Tamar en el romancero marroquí
                                   © Manuel Alvar

                                   Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

junio 29, 2010

Firme yo como la piedra…

 

“Y siento ganas de llorar o hacer la revolución
cuanto antes.”

Blas de Otero

 

 

Calledelaire

José Menese- José Antonio Rodríguez- María Pagés

“Petenera”

Fragmento de la película “Flamenco” de Carlos Saura

 ¡Ay, ay, ay!
Sentenciado estoy a muerte
si me ven hablar contigo
ya pueden los matadores
“mare” de mi corazon
ya pueden los matadores
a prevenir los cuchillos
Sentenciado estoy a muerte
si me ven hablar contigo

¡Ay! Firme yo como la piedra
tanto tormento y dolor
para que yo no lo sintiera
compañera de mis carnes, ay
para que yo no lo sintiera
celdas en el corazón
¡ay! es menester que tuviera

 

La voz, la voz que cierra y abre las palabras, el cante cortado de perfil, bruscamente. Voz centrada ensanchándose desde dentro, José Menese.

Blas de Otero

 

 Blas de Otero

Fundación Fundazioa

 

 

Cita I Wikiquote (Blas de Otero)

Petenera l Wikipedia (Petenera)

Cita l Wikipedia (José Menese)

 

febrero 22, 2010

No puedo cantar, ni quiero…

 

jaumequalsevol

 

LA SAETA

Antonio Machado

¿Quién me presta una escalera
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?

Saeta popular

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!

¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!

¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!

¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

 

Aparición pública de Antonio Machado
(Foto: BALAS Y POETAS . José Luis Morante Martín)

 

“Cuando alguien me preguntó, hace ya muchos años, ¿ piensa usted que el poeta debe escribir para el pueblo, o permanecer en su torre de marfil – era el tópico al uso de aquellos días- consagrado a una actividad aristocrática en esferas de la cultura sólo accesibles a una minoría selecta?,  yo contesté con estas palabras, que a muchos le parecieron ingenuas: ” Escribir para el pueblo –decía un maestro– ¡qué más quisiera yo! Deseoso de escribir para el pueblo, aprendí de él cuanto pude, mucho menos, claro está, de lo que él sabe. Escribir para el pueblo es, por de pronto,  escribir para el hombre de nuestra raza, de nuestra tierra, de nuestra habla, tres cosas inagotables que no acabamos nunca de conocer. Y es mucho más, porque escribir para el pueblo nos obliga a rebasar las fronteras de nuestra patria, escribir para los hombres de otras razas, de otras tierras, de otras lenguas. Escribir para el pueblo es llamarse Cervantes, en España; Shakespeare, en Inglaterra; Tolstoi, en Rusia. Es el milagro de los genios de la palabra.”

 

Antonio Machado

 

Fuente l Sobre la defensa y la difusión de la cultura

                  El poeta y el pueblo
                  La Vanguardia
                  Edición del viernes, 16 de  julio 1937

                 Hemeroteca. LAVANGUARDIA.es

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.