Nos Queda La Palabra

octubre 21, 2010

Purísimo Chopin…

 

HotslutGG

Chopin Competition 2010 – Yulianna Avdeeva – Nocturne  Op. 27  nº2

 

julio 1, 2010

…“en el país de las sagradas maravillas!”

 

Amad. Es el único bien que hay en la vida.

George Sand

 

Muerte de George Sand

Por Fiodor Dostoievsky

El último número del Diario, correspondiente a mayo, estaba ya compuesto y en prensa cuando me enteré por los diarios de la muerte de George Sand (murió el 27 de mayo-8 de junio de 1876). De este modo no alcancé a decir siquiera una palabra acerca de esta muerte. Pero había bastado que leyera esa noticia para comprender cuánto significó en mi vida aquel nombre, cuánto correspondió en una época a ese poeta, de mi entusiasmo, de mi admiración, y todo lo que me dio entonces de alegría, de felicidad. Sin temor escribo cada una de estas palabras, porque así fue literalmente. Ella fue una de nuestras contemporáneas (quiero decir, nuestras) que más plenamente realizó el tipo de idealista de los años treinta y cuarenta. Es uno de los nombres de nuestro poderoso siglo, presuntuoso y al mismo tiempo doloroso, pleno de ideales inexpresados, de los más indefinidos deseos, nombre que surgió allá lejos, “en el país de las sagradas maravillas!”, que nos atraía quitando a lo nuestro, nuestra Rusia siempre en gestación, mucho pensar, mucho amor, la fuerza de santos y nobles impulsos, vivísima vida y caras convicciones. Pero no debemos lamentarlo: exaltando tales nombres y admirándolos, los rusos sirvieron y sirven a su más verdadera misión. Que no se asombren de estas palabras mías, y sobre todo en relación a George Sand, acerca de quien puede hasta hoy discutirse y a quien la mitad de nosotros, si no las nueve décimas partes, ya alcanzaron a olvidar; pero ella a pesar de todo desempeñó un papel entre nosotros en su tiempo, ¿y quién estará más dispuesto a recordarla sobre su tumba que nosotros, sus contemporáneos de todo el mundo? Nosotros, los rusos, tenemos dos patrias: nuestra Rusia y Europa, aun en el caso de llamarnos eslavófilos (que ellos no me guarden enojo por esto). No es preciso disputar sobre ello. La más alta entre las altas misiones que los rusos reconocen como un deber asumir en el futuro, es la misión de reunir la humanidad en un solo haz, es el universal servicio a la humanidad; no sólo a Rusia, no al mundo eslavo, sino a la humanidad toda. Reflexionadlo, y también vosotros aceptaréis que los eslavófilos reconocieron eso mismo -por eso nos exhortaban a ser más estrictamente rusos, a serlo más firme y responsablemente-, comprendiendo precisamente que esa tendencia a unificar la humanidad es el más importante rasgo de la personalidad rusa, así como su misión. Por otra parte, todo esto exige todavía muchas explicaciones, por lo menos la de que el servicio de un ideal universalmente humano y un aturdido vagabundear por Europa, abandonando voluntariamente la patria, son dos cosas diametralmente opuestas, aunque hasta ahora se las confunda. Por el contrario, mucho, mucho de lo que tomamos de Europa y trasplantamos entre nosotros no se limitó a la copia servil, como indispensablemente lo exigen los Potuguin, sino que lo incorporamos a nuestro organismo, a nuestra carne y nuestra sangre; hemos sobrellevado y hasta padecimos con independencia punto por punto, como en el Occidente, otras cosas que allá eran familiares. Esto es lo que los europeos no quieren admitir por nada del mundo; lo que ha sido mejor, por el momento. De ese modo se cumplirá más imperceptible y tranquilamente un proceso indispensable que asombrará al mundo en sus consecuencias, proceso que puede seguirse del modo más claro y palpable en la actitud que observamos con respecto a la literatura de los demás pueblos. Sus poetas son para nosotros, al menos para la mayoría de nuestras gentes cultivadas, igualmente familiares que los suyos en sus países de Occidente. Yo afirmo y repito que todo poeta, pensador, filántropo europeo, aparte de su propia tierra, en ninguna otra parte del mundo es tan íntimamente comprendido y más aceptado como en Rusia. Shakespeare, Byron, Walter Scott, Dickens, nos son más familiares y comprensibles que, por ejemplo, a los alemanes, si bien por supuesto circula entre nosotros sólo la décima parte de los ejemplares, en su traducción rusa, que en la libresca Alemania. La Convención francesa del año 93 al otorgar una credencial de ciudadano “au poète allemand Schiller, l’ami de l’humanité”, a pesar de haber hecho con ello un gesto hermoso, soberbio, profético, no sospechaba siquiera que en el otro extremo de Europa, en la bárbara Rusia, ese mismo Schiller era bastante más nacional y bastante más caro a los bárbaros rusos, no sólo que a Francia, la de aquel tiempo, sino a la de más tarde, en todo nuestro siglo, durante el cual Schiller, ciudadano francés y “l’ami de l’humanité”, sólo era conocido en Francia por los profesores de literatura y eso no por todos. Entre nosotros en cambio, junto con Yukovsky, se introdujo en el alma rusa, dejó en ella una señal, significó por sí mismo casi un período en la historia de nuestra cultura. Esta actitud rusa respecto a la literatura universal es un fenómeno que casi no se ha repetido en otros pueblos en tal medida a lo largo de toda la historia, y si esta característica es realmente nuestra particularidad nacional rusa, ¿qué susceptible patriotismo, qué chauvinismo tendría derecho a protestar contra este fenómeno y no querría ver por el contrario un hecho pleno de promesas y claramente profético para la adivinación de nuestro porvenir?
¡Oh!, por supuesto, muchos sonreirán, tal vez, al leer más arriba la importancia que yo atribuyo a George Sand; pero los que rían serán injustos: ya ha transcurrido bastante tiempo de estos hechos pasados y hasta la misma George Sand ha muerto viejita, a los setenta años, habiendo tal vez sobrevivido en mucho a su gloria. Pero todo aquello que en la aparición de ese poeta significó una “nueva palabra”, todo lo que tuvo valor universal, todo eso suscitó en el mismo instante en nuestra Rusia fuerte y profunda impresión, no pasó inadvertido, demostrándose con ello que todo poeta que surgiera en Europa, que se levantara allá para enunciar un pensamiento y manifestar una fuerza nueva, no podía dejar de convertirse de ¡inmediato en un poeta ruso, no podía evadirse al pensamiento ruso, y no convertirse casi en una fuerza rusa. Por lo demás, de ningún modo aspiro a escribir un artículo crítico sobre George Sand, sino simplemente decir unas palabras de adiós a la que se ha ido, ante su tumba todavía fresca.

 

Fuente l La Máquina del Tiempo

 

139steven

Chopin 
Preludio en Re bemol mayor, op. 28 No. 15 — Sostenuto
-Valentina Igoshina-
 

There is one that came to him through an evening of dismal rain—it casts the soul into a terrible dejection. Maurice and I had left him in good health one morning to go shopping in Palma for things we needed at our “encampment.” The rain came in overflowing torrents. We made three leagues in six hours, only to return in the middle of a flood. We got back in absolute dark, shoeless, having been abandoned by our driver to cross unheard of perils. We hurried, knowing how our sick one would worry. Indeed he had, but now was as though congealed in a kind of quiet desperation, and, weeping, he was playing his wonderful prelude. Seeing us come in, he got up with a cry, then said with a bewildered air and a strange tone, “Ah, I was sure that you were dead.” When he recovered his spirits and saw the state we were in, he was ill, picturing the dangers we had been through, but he confessed to me that while waiting for us he had seen it all in a dream, and no longer distinguishing the dream from reality, he became calm and drowsy. While playing the piano, persuaded that he was dead himself, he saw himself drown in a lake. Heavy drops of icy water fell in a regular rhythm on his breast, and when I made him listen to the sound of the drops of water indeed falling in rhythm on the roof, he denied having heard it. He was even angry that I should interpret this in terms of imitative sounds. He protested with all his might—and he was right to—against the childishness of such aural imitations. His genius was filled with the mysterious sounds of nature, but transformed into sublime equivalents in musical thought, and not through slavish imitation of the actual external sounds. His composition of that night was surely filled with raindrops, resounding clearly on the tiles of the Charterhouse, but it had been transformed in his imagination and in his song into tears falling upon his heart from the sky.

George Sand
 

Fuente l Chopin Music

 

junio 1, 2010

…não o tempo que as mede.

 

Enrique Quezada, in memorian

 

 mveuazte

Trio Los Tres Diamantes – Divina Ilusión –

Divina ilusión, que yo forje, un sueño fue, que no se realizó
Sin tu calor, mi alma morirá, pensando siempre,
en ti, dulce amor, ven a mí,
Recuerda, mi bien, lo que tú y yo, soñamos siempre,
para nuestro amor
No puedo mas, siento que mi alma,
Se desgarra, pues le faltan, las caricias, y los besos, de tu amor
Ven dulce bien, dame la ilusión, de saber que al fin, de mi serás

No puedo mas, siento que mi alma,
Se desgarra, pues le faltan, las caricias, y los besos, de tu amor
Ven dulce bien, dame la ilusión, de saber que al fin, de mi serás,
Solo de mi.... MI único amor....

Fuente: musica.com

Las letras disponibles en musica.com tienen propósitos meramente educativos.

 

“O que o mestre Caeiro me ensinou foi a ter clareza; equílíbrio no delírio e no desvairamento, e também me ensinou a não procurar ter filosofía nenhuma, mas con alma”

Álvaro de Campos

 

Fuente original

Obra en prosa de Fernando Pessoa

Textos de intervençao cultural y ética

A ficçcão dos heterónimos 

 ©Publicações  Europa-América, Lda.

 

Gracias por seguir ahí…

 

marzo 1, 2010

No ser alguien, ser nada…

 

Con el pueblo de Chile,en su hondo pesar...
 
 
Paloma ausente. VIOLETA PARRA
 

...todo se alcanza.
 

Nos queda la palabra

 

No ser alguien, ser nada…

No ser alguien, ser nada,
Ir hacia el gentío, soñar, mirar,
Con nadie compartir los sueños
y nada pretender.

24 de noviembre de 1894

Fedor Sologub

Versión de Jorge Bustamante García

 

Fuente l A Media Voz

 

 

 iloveclassicalmusic

Alexander Goldenweiser plays Chopin Prelude in c minor, op. 28, no. 20
 

newFranzFerencLiszt

Barenboim plays Chopin Nocturne Op.32 No.1

 

http://chopin2010.pl/en/

 

 

DE LOS NOCTURNOS

PASEOS EDUCATIVOS

PABLO BENSAYA

Internet 1999, 2009. Presencias.net 

 

                    

 

diciembre 11, 2009

Et si vous voulez me voir aussi…toute nue

 

Je suis heureuse de vous dire que j’ai
bien compris l’autre soir que vous aviez
toujours une envie folle de me faire
danser. Je garde le souvenir de votre
baiser, et je voudrais que ça soit
là une preuve que je puisse être aimée
par vous. Je suis prête à vous montrer mon
affection toute désintéressée et sans cal-
cul, et si vous voulez me voir aussi
vous dévoiler sans aucun artifice mon âme
toute nue, daignez me faire une visite.
nous causions en amis, franchement
je vous prouverai que je suis la femme
sincère et capable de vous offrir l’affection
la plus profonde comme la plus étroite
amitié, en un mot, la meilleure épouse
que vous puissiez rêver puisque votre
âme est libre. Pensez que l’abandon où je
vis est bien dur et souvent bien
pénible, en y songeant, j’ai le coeur bien
gros. Accourez vite et venez me le
faire oublier. A l’amour que je veux vous sou-
mettre.

 

Musset s’empressa de répondre :

Quand je mets à vos pieds un éternel hommage,
Voulez-vous qu’un instant je change de visage ?
Vous avez capturé les sentiments d’un cœur
Que pour vous adorer forma le créateur.
Je vous chéris, amour, et ma plume en délire
Couche sur le papier ce que je n’ose dire.
Avec soin de mes vers lisez les premiers mots :
Vous saurez quel remède apporter à mes maux.

 

 Lettre de George Sand à Alfred de Musset 

 

 

 heroxmasox 

 

mayo 29, 2009

Barcarola

 

 

 

Centro Virtual Cervantes l  Retrato de un romántico, Por Walter Aaron Clark

marzo 1, 2009

Nocturne Op. 9 No. 2

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , , , — labalaustra @ 6:59 pm

 

…y tampoco debo olvidar al pobre y magnífico Chopin.

El Lobo Estepario . Hermann Hesse

 

 

“El alma de la música ha pasado por este mundo”.

Robert Schumann

septiembre 21, 2008

Tristesse

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , , , — labalaustra @ 6:43 pm

 

simontimelord

Tristesse

L’ombre s’enfuit, adieu beau rêve
Où les baisers sont frais comme des fleurs
La nuit fut brève
Hélas pourquoi si tôt fermer nos coeurs
A l’appel du bonheur ?
L’ombre s’enfuit, ma lèvre hésite
A murmurer l’après de nos aveux
Des mots d’adieu
Le soleil paraît trop vite
Faut-il donc que l’on se quitte ?
Demain par ta voix je voudrais tant,
Je voudrais tant retarder l’aurore
Et t’aimer encore.

L’ombre s’enfuit, tout n’est que songe
Et tu n’es plus, malgré tous nos désirs,
Qu’un souvenir
Si l’amour n’est que mensonge
Au parfum triste qui ronge
S’il est vrai qu’à moi même tu mens,
Sache pourtant que toujours quand même
Cher amour je t’aime
Eperdument
Eperdument.

 

Tino Rossi (1907-1983)
Paroles / Text: Jean Loysel
Musique / Music: Chopin opus 10 n°3 (“Tristesse”)

 

                                                  Nunca te olvidaré…

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.