Nos Queda La Palabra

enero 14, 2011

O Estranho Caso de Angélica

 

TheTrailersLand

The Strange Case of Angelica (2010) – Official Trailer
Director: Manoel de Oliveira

  

leonidas3549

Vladimir Ashkenazy, Piano

Mazurca en la menor Op 59 Nº 1

Frédéric Chopin

 

medpiano

Jorge Bolet , Piano

Piano Sonata No. 3 in B minor, Op. 58 – Scherzo : Molto Vivace , 2nd mvmt

Frédéric Chopin

octubre 12, 2010

¡Ay!…

Filed under: Arte, Cine, Comedia, Cultura, Educación, Ensayo, Filosofía, Fotografía, Literatura, Música, Uncategorized — Etiquetas: — labalaustra @ 2:31 pm

 

freefallmiami

Títulos de inicio de Plácido

 

… “…¡ hay que vivir !…” …

 

In Memorian

 

septiembre 26, 2010

…sotto un cielo lontan.

 

 Daikil

Anna Magnani canta e balla il tango Violino Tzigano (Bixio-Cherubini) nel film di Pier Paolo Pasolini Mamma Roma del 1962.

http://www.tanguear.it

***

Violino tzigano

Bixio – Cherubini

Oh Tzigano, dall’aria triste e appassionata,
che fai piangere il tuo violino fra le dita,
suona ancora, come una dolce serenata,
mentre, pallido, nel silenzio ascolterò
questo tango che, in una notte profumata,
il mio cuore ad un altro incatenò.

Suona solo per me,
o violino tzigano.
Forse pensi anche tu
a un amore, laggiù
sotto un cielo lontan.
Se un segreto dolor
fa tremar la tua mano
questo tango d’amor
fa tremare il mio cuor,
oh violino tzigano.

Tu che sogni la dolce terra d’Ungheria,
suona ancora con tutta l’anima tzigana.
Voglio piangere, come te, di nostalgia
nel ricordo di chi il mio cuore abbandonò.
Come il canto che tu diffondi per la via
con il vento, la mia passione dileguò.

Suona solo per me,
o violino tzigano.
Forse pensi anche tu
a un amore, laggiù
sotto un cielo lontan.
Se un segreto dolor
fa tremar la tua mano
questo tango d’amor
fa tremare il mio cuor,
oh violino tzigano.
Suona solo per me,
o violino tzigano.
Forse pensi anche tu
a un amore, laggiù
sotto un cielo lontan.
Questo tango è d’amor;
ma il mio amore è lontano.
Suona, suona per me
pur se piango per te,
oh violino tzigano!

Letra l Italianissima.net

 

septiembre 11, 2010

…¡ qué duda cabe !

  

shadow20999

Los imbeciles no sufren

Fernando Fernán Gómez….

 

La Silla de Fernando (2006) de Luis Alegre y David Trueba.

  

julio 17, 2010

…tengo voz de bandoneón.

 

ElCachafaz09

“Arrabalera”

Música: Sebastián Piana
Letra: Cátulo Castillo

Mi casa fue un corralón
de arrabal bien proletario,
papel de diario el pañal,
del cajón en que me crié…
Para mostrar mi blasón,
pedigree modesto y sano.
¡Oiga, che!… ¡Presénteme…
¡Soy Felisa Roverano,
tanto gusto, no hay de que!…

¡Arrabelera,
como flor de enredadera
que creció en el callejón!
¡Arrabalera,
yo soy propia hermana entera
de Chiclana y compadrón!…
Si me gano el morfi diario,
qué me importa el diccionario
ni el hablar con distinción.
Llevo un sello de nobleza,
soy porteña de una pieza,
tengo voz de bandoneón.

Si se le da la ocasión,
de bailar un tango arrespe,
encrespe su corazón,
de varón sentimental.
Y al revolear mi percal,
márqueme su firulete,
que en el brete musical
se conoce, la gran siete,
mi prosapia de arrabal.

 

 

junio 29, 2010

Firme yo como la piedra…

 

“Y siento ganas de llorar o hacer la revolución
cuanto antes.”

Blas de Otero

 

 

Calledelaire

José Menese- José Antonio Rodríguez- María Pagés

“Petenera”

Fragmento de la película “Flamenco” de Carlos Saura

 ¡Ay, ay, ay!
Sentenciado estoy a muerte
si me ven hablar contigo
ya pueden los matadores
“mare” de mi corazon
ya pueden los matadores
a prevenir los cuchillos
Sentenciado estoy a muerte
si me ven hablar contigo

¡Ay! Firme yo como la piedra
tanto tormento y dolor
para que yo no lo sintiera
compañera de mis carnes, ay
para que yo no lo sintiera
celdas en el corazón
¡ay! es menester que tuviera

 

La voz, la voz que cierra y abre las palabras, el cante cortado de perfil, bruscamente. Voz centrada ensanchándose desde dentro, José Menese.

Blas de Otero

 

 Blas de Otero

Fundación Fundazioa

 

 

Cita I Wikiquote (Blas de Otero)

Petenera l Wikipedia (Petenera)

Cita l Wikipedia (José Menese)

 

junio 16, 2010

aun siendo recóndita…

” Ese tal Tarrés,
que camina p’atrás,
escribe del revés
y nunca tiene “prou”.

“Tarrés”. J.M. Serrat

Fuente l  www.jmserrat.com

gnonos

 Fotos :  Liliana Ratti

Che pykasumi

Letra:  Cecilio Valiente Arámbulo 
Musica: José Asunción Flores

Che pykasumi reveve vaekué chehegui rehóvo
oúva ne ange cada pyhare che kéra jopy;
rohayhúgui ai ajepy’apÿva che ne ra’arôvo,
michínte jepépa ndaivevuivéi che mba’embyasy.

Ne añaitégui ndénte aikóva ko’âicha aikove asy
jaikóma rire ku juayhu porâme oñondivete;
resê reveve che rejarei, che motyre’y,
aico cikorey ndavy’amivéi upete guive.

Sin consuelo alguno te sigo queriendo cada amanecer
como sombra voy caminando a solas con mi soledad.
Mis ojos padecen al mirar la casa donde ya no estás.
Corazón transido que me mancha el pecho y me hace sollozar.

Con un leve vuelo de mí te apartaste pequeña torcaz.
Porque no querías que te acariciase el pelo y la piel.
Regresa, te pido, a darme consuelo como sabes tú.
Alivia esta pena que me estruja el ama, Che pykasumi.

MI TORTOLITA

Mi pequeña tórtola que volando leve de mí te alejaste,
tu imagen retorna una y otra noche a oprimirme el sueño.
En razón de amor me desasosiego y estoy esperándote,
aún siendo recóndita es intolerable esta mi dolencia.

Porque eres cruel ando trajinando enfermo y febril;
después de acunar el tibio cariño que juntos vivimos
emprendiste el vuelo: aquí me dejaste, tornándome huérfano,
vagabundo y solo, sumido en tristeza desde aquella vez.

[D.A.R.] – Adaptación castellana: Rubén Bareiro Saguier y J.M. Serrat

Letra l Música del Paraguay

El alcalde de Puertollano, el concejal Luis Pizarro, representantes de la asociación de vecinos Cañamares y Fernando Mozos, presidente de FLAVE, posaban al lado del conjunto escultórico en homenaje a Joan Manuel Serrat

El alcalde de Puertollano, el concejal Luis Pizarro, representantes de la asociación de vecinos Cañamares y Fernando Mozos, presidente de FLAVE, posaban al lado del conjunto escultórico, en homenaje a Joan Manuel Serrat, realizado por los trabajadores del taller mecánico del Ayuntamiento de Puertollano.

Foto l Diario La Comarca de Puertollano

mayo 31, 2010

…y los cuatro muros de no saber hacer.

 

Sin ilusiones, vivimos apenas del sueño, que es la ilusión de quien no puede tener ilusiones.

Libro del desasosiego. Bernardo Soares.

2

(TRECHO INICIAL)

He nacido en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia en Dios, por la misma razón que sus mayores la habían tenido: sin saber por qué. Y entonces, porque el espíritu humano tiende naturalmente a criticar porque siente, y no porque piensa, la mayoría de los jóvenes ha escogido a la Humanidad como sucedáneo de Dios. Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado. Por eso no he abandonado a Dios tan ampliamente como ellos ni he aceptado nunca a la Humanidad. He considerado que Dios, siendo improbable, podría ser; pudiendo, pues, ser adorado; pero que la Humanidad , siendo una mera idea biológica, y no significando más que la especie animal humana, no era más digna de adoración que cualquier otra especie animal. Este culto de la Humanidad , con sus ritos de Libertad e Igualdad, me ha parecido siempre una resurrección de los cultos antiguos, en que los animales eran como dioses, o los dioses tenían cabezas de animales.

Así, no sabiendo creer en Dios, y no pudiendo creer en una suma de animales, me he quedado, como otros de la orilla de las gentes, en esa distancia de todo a que comúnmente se llama la Decadencia. La Decadencia es la pérdida total de la inconsciencia; porque la inconsciencia es el fundamento de la vida. El corazón, si pudiese pensar, se pararía.

A quien como yo, así, viviendo no sabe tener vida, ¿qué le queda sino, como a mis pocos pares, la renuncia por modo y la contemplación por destino? No sabiendo lo que es la vida religiosa, ni pudiendo saberlo, porque no se tiene fe con la razón; no pudiendo tener fe en la abstracción del hombre, ni sabiendo siquiera qué hacer de ella ante nosotros, nos quedaba, como motivo de tener alma, la contemplación estética de la vida. Y, así, ajenos a la solemnidad de todos los mundos, indiferentes a lo divino y despreciadores de lo humano, nos entregamos fútilmente a la sensación sin propósito, cultivada con un epicureísmo sutilizado, como conviene a nuestros nervios cerebrales.

Reteniendo, de la ciencia, solamente aquel precepto suyo central de que todo está sujeto a leyes fatales, contra las cuales no se reacciona independientemente, porque reaccionar es haber hecho ellas que reaccionásemos; y comprobando que ese precepto se ajusta al otro, mas antiguo, de la divina fatalidad de las cosas, abdicamos del esfuerzo como los débiles del entrenamiento de los atletas, y nos inclinamos sobre el libro de las sensaciones con un gran escrúpulo de erudición sentida.

No tomando nada en serio, ni considerando que nos fuese dada, por cierta, otra realidad que nuestras sensaciones, en ellas nos refugiamos, y a ellas exploramos como a grandes países desconocidos. Y, si nos empleamos asiduamente, no sólo en la contemplación estética, sino también en la expresión de sus modos y resultados, es que la prosa o el verso que escribimos, destituidos de voluntad de querer convencer al ajeno entendimiento o mover la ajena voluntad, es apenas como el hablar en voz alta de quien lee, como para dar objetividad al placer subjetivo de la lectura.

Sabemos bien que toda obra tiene que ser imperfecta, y que la menos segura de nuestras contemplaciones estéticas será la de aquello que escribimos. Pero, imperfecto y todo, no hay poniente tan bello que no pudiese serlo más, o brisa leve que nos dé sueño que no pudiese darnos un sueño todavía más tranquilo. Y así, contempladores iguales de las montañas y de las estatuas, disfrutando de los días como de los libros soñándolo todo, sobre todo para convertirlo en nuestra íntima substancia, haremos también descripciones y análisis que, una vez hechos, pasarán a ser cosas ajenas que podemos disfrutar como si viniesen en la tarde.

No es éste el concepto de los pesimistas, como aquel de Vigny, para quien la vida es una cárcel, en la que él tejía paja para distraerse. Ser pesimista es tomar algo por trágico, y esa actitud es una exageración y una incomodidad. No tenemos, es cierto, un concepto de valía que apliquemos a la obra que producimos. La producimos, es cierto, para distraernos, pero no como el preso que teje la paja, para distraerse del Destino, sino como la joven que borda almohadones para distraerse, sin nada más.

Considero a la vida como una posada en la que tengo que quedarme hasta que llegue la diligencia del abismo. No sé a dónde me llevará, porque no sé nada. Podría considerar esta posada una prisión, porque estoy compelido a aguardar en ella; podría considerarla un lugar de sociabilidad, porque aquí me encuentro con otros. No soy, sin embargo, ni impaciente ni vulgar. Dejo a lo que son a los que se encierran en el cuarto, echados indolentes en la cama donde esperan sin sueño; dejo a lo que hacen a los que conversan en las salas, desde donde las músicas y las voces llegan cómodas hasta mí. Me siento a la puerta y embebo mis ojos en los colores y en los sonidos del paisaje, y canto lento, para mí solo, vagos cantos que compongo mientras espero.

Para todos nosotros caerá la noche y llegará la diligencia. Disfruto la brisa que me conceden y el alma que me han dado para disfrutarla, y no me interrogo más ni busco. Si lo que deje escrito en el libro de los viajeros pudiera, releído un día por otros, entretenerlos también durante el viaje, estará bien. Si no lo leyeran, ni se entretuvieran, también estará bien.

29-3-1930

Libro del desasosiego de Bernardo Soares
Por Fernando Pessoa (*)
Traducción de Angel Crespo

Fuente l Enfocarte.com

 

In Memoriam

 

 

 

mayo 17, 2010

…le droit d’éclater de rire »

 

Wellesz

René Clair: Entr’acte (1924)

Film diretto da René Clair e scritto da Francis Picabia, concepito come intermezzo da proiettare nell’intervallo del balletto Relâche su musiche di Erik Satie. Satie scrisse per questo lavoro cinematografico una delle colonne sonore considerata tra le più perfette mai ideate per il commento di immagini.

Personaggi ed interpreti:

Jean Börlin: il cacciatore tirolese / il prestigiatore
Inge Frïss: la ballerina
Francis Picabia: uomo che carica il cannone
Erik Satie: uomo che carica il cannone
Marcel Duchamp: giocatore di scacchi
Man Ray: giocatore di scacchi
Darius Milhaud
Marcel Achard: persona nel corte funebre
Georges Auric: persona nel corte funebre
Georges Charensol: persona nel corte funebre
Georges Lacombe: persona nel corte funebre
Roger Le Bon: persona nel corte funebre
Jean Mamy: persona nel corte funebre
Rolf de Maré: persona nel corte funebre
Pierre Scize: persona nel corte funebre
Louis Touchages: persona nel corte funebre

abril 7, 2010

…del lado de acá de los montes

 

quiero ver rayos contrayéndose

Miguel Hernández

 

Toyopyonkopyon

Nessun Dorma

Eric Clapton & Jeff Beck
Air Canada Centre
Toronto
February 21, 2010

 

1 
Soneto
 

 

La nave que surcando el Ponto pasa
 ligera y fuerte como viento y peña,

el bravo mar con ocasión pequeña

rompe, sorbe, deshace, ahoga, arrasa.

   La ciudad fuerte o respetada casa

que de tratar las nubes se desdeña,

con breve curso el Tiempo nos la enseña

rota, humilde, asolada, yerma y rasa.

   La ignorancia mortal que se alimenta

de bárbara ambición y se presume

potente, firme, estable, altiva, osada,

   baje la rueda,

que en un punto la muerte la resume

en humo, en polvo, en viento, en sombra, en nada.

 
 [Ms. de Évora, pp. 680-681]
  
  

 Francisco de Quevedo

 

Fuente l Libros del Silencio (Archivo pdf)

Palabras clave l Libros del Silencio (Facebook)

  

Vía l Poesía inédita. Francisco de Quevedo.          Algún día en alguna parte

 

…”cágome en el Amor y en su hermosura.”

Francisco de Quevedo 

 

La lectura de los diarios, siempre penosa desde el punto de vista estético, lo es también con frecuencia desde el moral, aún para quien tenga pocas preocupaciones morales.

(…)

¡Tantos nobles ideales caídos entre el estiércol, tantas ansias verdaderas extraviadas entre la escoria!

 Fernando Pessoa. Libro del desasosiego.

 
Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.