Nos Queda La Palabra

enero 22, 2011

“Até amanhá”

 

 

“…Desde que, hacia mis cuarenta años, percibí la inseguridad de algunos principios de la ciencia admitida (desde que se me desmitificó la ciencia y la vi como lo que es, no un edificio concluso sino una tarea a realizar) mi pensamiento adquirió una cualidad nueva: …he tenido la tendencia, no a negar la convicción propia, sino a tratar de apoyarla en el pensamiento general admitido. Siempre he procurado una crítica constructiva que buscara poseer a fondo no las lagunas y debilidades de lo que leo (lo que en general es fácil) sino el fondo de verdad descubierto…”

Faustino Cordón

 

 

Cocinar hizo al hombre.

Faustino Cordón Bonet.

(Barcelona, Editorial Tusquets, 1979, 170 pp.).

Cocinar hizo al hombre es un libro atípico, porque no responde exclusivamente, como los demás de F. Cordón, al esfuerzo por profundizar en un problema biológico determinado, sino que es más bien un ensayo de divulgación de sus ideas sobre el origen del hombre entre el público culto no especializado.

En el capítulo primero (“Un problema de filosofía natural”) se aborda el problema del origen del hombre, proporcionando las nociones imprescindibles para entender la evolución de los animales y su medio, y resaltando la necesidad de aplicar a los seres vivos que constituyen el nivel animal las dos leyes evolutivas que conciernen al mecanismo por el que el medio de una especie determina la evolución de la misma: el gobierno de la evolución por los seres vivos de nivel de integración energético-material más alto; y la modificación directa por el medio -en la evolución de los seres vivos de cada nivel- de la conducta del ser vivo (como lo congruente con él), de su configuración somática en función de la misma, y, sólo finalmente, de la selección de las estirpes más capaces.

En los capítulos segundo, tercero y cuarto (“De cómo un mono fue expulsado del árbol”; “El mono se puso de pie y adaptó el útil”; y “La cocina enseñó a hablar, y así modeló al hombre”) se explica la historia evolutiva próxima de la que surgió el hombre, con sus tres episodios históricos básicos, aplicando las nociones y las leyes evolutivas adelantadas en el primero. De ese modo se enriquece lo expuesto en Conversaciones con Faustino Cordón con nuevos datos y precisiones conceptuales y teóricas, especialmente en lo concerniente a la naturaleza y la dificultad de la actividad culinaria y a la trascendencia evolutiva de la cocina para el porvenir del homínido, al constituirle en autótrofo y ponerle en condiciones de adquirir la capacidad de hablar, de devenir hombre.

El tema de “La cocina bajo la palabra” se desarrolla más ampliamente en el capitulo quinto. En principio, la cocina transforma cualitativamente la actividad culinaria previa del homínido: posibilita el progreso de la actividad animal desde el objetivo animal (dependiente del apremio del hambre, del azar y de la acción directa) al proyecto previo (dependiente de la cooperación en el grupo, y al abrigo de lo fortuito y sobre todo de la interferencia entre las especies); y acaba dando origen a la palabra, que, en cierto sentido, confiere la facultad de proyectar, para sí y para los demás, acciones complejas cuyas últimas fases no estén informadas directamente por los datos de los sentidos. Desde que surge, la palabra fomenta el progreso de la práctica culinaria hasta constituir el primer tesoro de conocimientos empíricos transmitido por los pueblos primitivos. Por lo demás, la dialéctica entre el progreso de la palabra (con su aplicación a toda actividad previa y con el aumento de los recursos idiomáticos) y la complicación de las pautas de cooperación (en función de proyectos de cooperación cada vez más amplios), culmina con la transformación de la horda del homínido en una sociedad humana y con la hegemonía del hombre sobre las demás especies animales.

Por último, en el capitulo sexto “El futuro de la cocina“, se contrapone el hedonismo y la felicidad a la luz de la definición de la naturaleza del hombre por su origen.

Faustino Cordón: claves de su pensamiento.

 

Rafael Jerez Mir

 

 

Prólogo al “Origen de las especies por selección natural”, de Charles Darwin

Faustino Cordón

Historia de la bioquímica  

(Madrid, Compañía Literaria S.l., 1997, 319 pp).

Faustino Cordón

 

.

Fuente l Faustino Cordón Bonet (Web)

 

 

¡ Cuándo, las palabras…

 

 

Anuncios

enero 11, 2011

La Colina de los Chopos

 

“¡Ah, los tremendos viejos surrealistas!”

Antonio Martínez Sarrión

 

garciatorrente

La orquesta West Eastern Divan dirigida por Daniel Barenboim interpretando la Sinfonía nº 7 en La mayor de Beethoven en la Mezquita de Córdoba… 

 

***

Con la llegada de la democracia Pepín pudo reanudar la relación con amigos muy queridos de los años de la Residencia, como Luis Buñuel, Rafael Alberti, Jesús Val y Gay, Rosita García Ascot…Siguió acudiendo a tertulias en los cafés Lyon, Teide, Gijón…Viajó a Toledo para ver a Fernando Chueca en su casa-museo de Muñárriz; y se vio a menudo con Juan Benet.

A partir de la recuperación de la Residencia, el nombre de Pepín comenzó a sonar como uno de los pocos que vivió intensamente la época dorada de La Colina de los Chopos, cuando a ella iban a hacer música Francis Poulene, Ricardo Viñes, Darius Milhaud, Manuel de Falla, Wanda Landowska, Maurice Ravel, Igor Stravinsky, Joaquín Turina, Conrado del Campo, Ernesto y Rodolfo Halffter, Julián Bautista, Rafael Benedito, Gustavo Durán, Salvador Bacarisse, Gustavo Pittaluga, Jesús Corvino, Sedano, Martínez Torner, Lola de la Torre…Cuando allí daban cursos Pedro Salinas, Jorge Guillén, Dámaso Alonso y conferencias Unamuno, Azorín, Ortega, D´Ors, Díez-Canedo, Federico de Onís o Luis de Zulueta. Donde había un laboratorio de fisiología y de anatomía patológica con científicos como Juan Negrín, Hernández Guerra, Corral, García Valdecasas, Rafael Méndez, Severo Ochoa, Grande, Blas Cabrera, Achúcarro, Abelardo Gallego o Pío del Río Ortega y su discípulo Leopoldo López García. En aquellos años uno podía encontrarse en el comedor a Antonio Machado, Ramón Menéndez Pidal, Américo Castro, Rafael Lapesa, Eugenio D´Ors, Paul Valéry, G.K. Chesterton, Marie Sklodowska (Madame Curie), incluso al mismísimo  Albert Einstein,  cuya visita llevó a Blas Cabrera a publicar Principios de la relatividad.

Fueron residentes, entre muchos otros, el cardiólogo Luis Calandre, el filólogo Antonio G. Solainde, el geólogo Pedro Castro, el psiquiatra Miguel Prados, el químico J. Renedo. Y el educadísismo, escéptico, amigo de sus amigos, irreductible en su ejemplar sentido moral, agitador del surrealismo, noctámbulo impenitente, bebedor de buena cerveza, inventor de neologismos, wagneriano de pro y admirador incondicional de Beethoven, es decir, José Bello Lasierra, autor, entre otros escritos, del primero y del último de los capítulos de la novela dadaísta Lucas Grupo o el héroe andorrano, hasta ahora perdidos. Su escasa y desconocida obra llevó a Bergamín a considerarlo “padre extraliterario”  de los surrealistas españoles, y en cierto modo lo fue.

 

Introducción a un texto surrealista de Pepín Bello.
Andrés Ruiz Tarazona

 

Burgos, 22 de Mayo de 1952

Querido Alfonso: el miércoles llegó Wagner. Con anterioridad me había escrito anunciándome su llegada y su estancia aquí conmigo durante unos días. Excuso decirte mi alegría. Bajé a esperarle. Vino en el mixto de Miranda a las tres y media de la madrugada. El encuentro en la estación puedes imaginarte que no carecía de emoción para mí. Él no me conocía. Yo a él… ¡quién desconoce al gran Ricardo Wagner!  En cuanto le vi en la ventanilla me acerqué con el corazón palpitante.

(…)

Visita de Richard Wagner a Burgos. José “Pepín” Bello.
 

 

Fuente

JOSÉ “PEPIN” BELLO

VISITA DE RICHARD WAGNER A BURGOS

Carta de José Bello a Alfonso Buñuel

Introducción y notas de Andrés Ruiz Tarazona

 

© del texto de José Bello : Herederos de José Bello

© de la introducción , notas y apéndice:  Andrés Ruiz Tarazona

© de esta edición:  Amigos de la Residencia de Estudiantes, 2009

ISBN: 978-84-95078-71-1

 

Más información : Residencia de Estudiantes.Publicaciones.

 

Este texto ha sido publicado con autorización expresa de  Andrés Ruiz Tarazona. 
Profundo mi agradecimiento y sincera mi admiración.
 

octubre 11, 2010

…en la crisis y la desesperanza.

Filed under: ¿Actualidad?, blogosferas, Ciencia, Cultura, Ensayo, Filosofía, Literatura — Etiquetas: , — labalaustra @ 11:32 pm

 

Las guerras armadas estallan de tanto en tanto e incluso en algunos países transcurren décadas antes de que se involucren en alguna, pero las solapadas guerras económicas se libran día tras día, semana tras semana, año tras año y siglo tras siglo, sin que jamás se decrete un alto el fuego o se establezca una  tregua con el fin curar a los heridos o enterrar a los muertos.

Las balas y las bombas hacen correr la sangre pero las órdenes de compra y venta hacen correr dinero, y en su carrera ese dinero se lleva por delante más vidas que las balas o las bombas.

Las naciones que pierden guerras logran resurgir de sus cenizas, pero las que pierden mercados se hunden en la crisis y la desesperanza.

Alberto Vázquez-Figueroa

 

Fuente l Dos guerras distintas

                   Alberto Vázquez-Figueroa

 

Muchísimas gracias, Alberto…por todo…, y felicidades…

 

septiembre 24, 2010

…y mirando las rendijas

 

“A veces, al igual que en su novela La habitación cerrada, la melancolía y sus adláteres son el precio que hay que pagar para un día llegar a ver la luz y constatar que hay vida y, tras un largo encierro en un cuarto de hotel, poder decir, al fin, como el narrador de ese tercer libro de la Trilogía de Nueva York: “De pronto, tumbado sobre la cama y mirando las rendijas de las persianas cerradas, comprendí que había sobrevivido”. “

 

Enrique Vila-Matas

 

       Vía l Algún día en alguna parte

Fuente l ElPaís.com

***

Para ser consecuente no quiero dejar de recordaros, pacientes lectores/as de toda índole y condición, el derecho a saltarse éste, como cualquier otro…

 

gatodebarrio58

 El peor de los caminos

(José Alfredo Jiménez)

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
desesperadamente, sin ley y sin destino,
le contare a la gente, que fuimos dos amigos.

Entre mi amor y el tuyo, dentro de nuestras vidas,
hay algo que aunque quiera, no puedo remediarlo,
por eso me despido, llevándome conmigo,
este cariño grande, que tengo que matarlo,

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
escogeré del mundo, el peor de los caminos,
y le diré a la gente, que no nos conocimos,

Entre mi amor y el tuyo, dentro de nuestras vidas,
hay algo que aunque quiera, no puedo remediarlo,
por eso me despido, llevándome conmigo,
este cariño grande, que tengo que matarlo,

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
escogeré del mundo, el peor de los caminos,
y le diré a la gente, que no nos conocimos.

 

Fuente: musica.com

                Las letras disponibles en musica.com tienen propósitos meramente educativos.

 

Fragmento LXXIX
Cancionero

de Francesco Petrarca

Si al principio responde el fin y el medio
del decimocuarto año que suspiro,
ni en la aura ni en la sombra hallo remedio;
tal crece este deseo en que deliro.

Amor, para el que el alma no demedio
y bajo cuyo yugo no respiro,
me es tal, que ya de mí ni aun queda medio,
por ojos donde yo los míos giro.

Así menguando voy de día en día
con tal secreto que yo sé tan solo
y aquella que, al mirarla, me destruye.

El alma a pura pena en esto asolo
e ignoro cuánto dure la porfia;
porque la muerte llega, y el vivir huye.

.

Fuente l Wikisource (Cancionero)

 

***  

  TALES ._ Y a pesar de ello, ¡ oh anciano del mar !, se tiene confianza en ti. Sabio eres, no nos rechaces de este sitio. Mira esta llama, y aunque de humana configuración, se abandona por entero a tu consejo.

NEREO._ ¡ Qué ! ¡ Un consejo ! ¿Ha tenido jamás un consejo valor alguno entre los hombres?  Una palabra sensata se embota en el oído duro. Por más que la mayoría de las veces los hechos se condenen de un modo despiadado a sí mismos, la gente sigue por eso tan reacia como antes.

(…)

NEREO._  No turbéis uno de mis rarísisimos instantes de alegría.

 

BAHÍAS ACANTILADAS DEL MAR EGEO . Fausto. 

Johann Wolfgang von Goethe

 

Fuente original

Johann Wolfgang von Goethe

Fausto

© Ediciones Cátedra, S.A. 1991

Edición de Miguel José González

y Miguel Ángel Vega

Traducción de José Roviralta

 

 

“…porque la muerte llega, y el vivir huye.”

 

agosto 31, 2010

…a mis manos llegará”.

 

“Si luchamos podemos perder

Si no lo hacemos estamos perdidos”

 

Palabras leídas en la entrada de  la Casa de Berrugo

 

  A nosotros se nos quiere como consumidores y poco más…

José Saramago

 

Fuente l Lanzarote , la isla estrellada,  de Manuel Mora Morales. AmazonasFilms    (Youtube)
 
***  

 

 ”Lo que tenga que servir, a mis manos llegará”.

 José Saramago

 

… el último pajarillo que sollozante pedía auxilio atrapado en el respiradero de ventilación era un inmaturo al que le delataba el plumón que todavía, levemente, asomaba entre sus alas.

 

El día no había empezado a despuntar así que lo instalamos en una pequeña terraza tapiada,  rodeado de cestas y macetas, con el corazón aún atezado por el manotazo ineludible que la muerte acababa de asestarnos…

 

Las imágenes, los recuerdos, las sonrisas, las conversaciones, los poemas recitados, el compromiso inalienable, las palabras acariciadoras,  brincaban , fluían, se ordenaban, se amontonaban , abriendose paso hasta el cerebro aún exhausto.

 

Dos pajarillos acudieron al reclamo insistente apenas pasados algunos minutos…

 

¡Lavanderas!… ¡Son lavanderas! , grité en mi corazón, conteniendo la respiración.

 

Las lavanderas no se fían mucho de los humanos así que evitamos hacernos notar por temor a que se asustaran y enseguida empezaron a alimentar a su  polluelo…

 

¡ Contamos más de cincuenta entradas y salidas al nido a lo largo del día!

 

Al ir a comprobar si se trataba de la lavandera blanca enlutada o de la común en la Guía de Aves de Omega , leímos, no sin sorpresa- pues antes nunca habíamos reparado en ningún comentario parecido ( hay que tener en cuenta que es una guía de campo, para identificación in situ) – que los autores afirmaban que en África se considera de buena suerte que las lavanderas aniden en la aldea y de mala suerte si no lo hacen.

 

De  todo lo que acontezca en lo sucesivo considero improbable que pueda algo tener que ver con las incansables lavanderas ( creo ésto con la misma convicción con la que desisto de buscar en un rezo el beneficio de algún ser supremo ) pero no puedo evitar acordarme de José y es entonces cuando sus palabras regresan una y otra vez…

África tenía que venir…las lavanderas tenían que llegar.

 

De “África”.  Junio de 2010.

 

A José Saramago,  hijo de sus obras.

In Memorian

Una despedida que durará toda la vida… 

 

  LuzdelSueveProd

Lavandera blanca ( Motacilla alba )

 

Ayudadme a ser hombre: no me dejéis ser fiera… 

Miguel Hernández. El Hambre.  El Hombre Acecha (1937-1939)

 

Para pensar…

.
***
ÁFRICA NO EXISTE. L’Afrique n’existe pas. Africa does not exist.

 Entrevista de Manuel Mora Morales a EL-HADJI AMADOU NDOYE, profesor senegalés de Literatura Española Moderna en la Universidad CHEIKH ANTE DIOP DE DAKAR- Facultad de Letras y Ciencias Humanas..

 

junio 21, 2010

…a do simples fazer.

 

Ahora y siempre…

….conectados a la bondad del mundo”.

 

Hasta aquí he llegado. Desde ahora en adelante Cuba seguirá su camino, yo me quedo. Disentir es un derecho que se encuentra y se encontrará inscrito con tinta invisible en todas las declaraciones de derechos humanos pasadas, presentes y futuras. Disentir es un acto irrenunciable de conciencia. Puede que disentir conduzca a la traición, pero eso siempre tiene que ser demostrado con pruebas irrefutables. No creo que se haya actuado sin dejar lugar a dudas en el juicio reciente de donde salieron condenados a penas desproporcionadas los cubanos disidentes. Y no se entiende que si hubo conspiración no haya sido expulsado ya el encargado de la Sección de Intereses de EE UU en La Habana, la otra parte de la conspiración.

Ahora llegan los fusilamientos. Secuestrar un barco o un avión es crimen severamente punible en cualquier país del mundo, pero no se condena a muerte a los secuestradores, sobre todo teniendo en cuenta que no hubo víctimas. Cuba no ha ganado ninguna heroica batalla fusilando a esos tres hombres, pero sí ha perdido mi confianza, ha dañado mis esperanzas, ha defraudado mis ilusiones. Hasta aquí he llegado.

Hasta aquí he llegado. José Saramago.

Fuente l ELPAÍS.com (14-04-2003)

                 © EDICIONES EL PAÍS, S.L.

***

 

“Chico Buarque arriesgó mucho, escribió cruzando un abismo sobre un alambre, y llegó al otro lado. Al lado donde se encuentran los trabajos ejecutados con maestría, la de la lengua, la de la construcción narrativa, la del simple hacer.”

Chico Buarque de Holanda. Por José Saramago

 

Fragmento extraído de El cuaderno de Saramago.

©José Saramago 2010

 

 

Chico Buarque y Milton Nascimento

Cálice 

( Chico Buarque – Gilberto Gil)

Pai, afasta de mim esse cálice
De vinho tinto de sangue.
Como beber dessa bebida amarga
Tragar a dor, engolir a labuta.
Mesmo calada a boca, resta o peito
Silêncio na cidade não se escuta.
De que me vale ser filho da santa
Melhor seria ser filho da outra
Outra realidade menos morta
Tanta mentira, tanta força bruta.

Como é difícil acordar calado
Se na calada da noite eu me dano
Quero lançar um grito desumano
Que é uma maneira de ser escutado
Esse silêncio todo me atordoa
Atordoado eu permaneço atento
Na arquibancada pra qualquer momento
Ver emergir o monstro da lagoa

De muito gorda a porca já não anda
De muito usada a faca já não corta
Como é difícil, pai, abrir a porta
Essa palavra presa na garganta
Esse pileque homérico no mundo
De que adianta ter boa vontade
Mesmo calado o peito, resta a cuca
Dos bêbados do centro da cidade

Talvez o mundo não seja pequeno
Nem seja a vida um fato consumado
Quero inventar o meu próprio pecado
Quero morrer do meu próprio veneno
Quero perder de vez tua cabeça
Minha cabeça perder teu juízo
Quero cheirar fumaça de óleo diesel
Me embriagar até que alguém me esqueça

 

Letra: Wikipedia

 

 

De muito gorda a porca já não anda… 

 …cale-se !

 

  

junio 16, 2010

…bienvenidos a esta reflexión conjunta.

 

“Estoy encantado de hablar con los internautas, lo hago cada vez que puedo en mi Facebook y en mi blog pero, desgraciadamente no tengo todo el tiempo que me gustaría, en todo caso, bienvenidos a esta reflexión conjunta.”

Eduard Punset

 

El divulgador científico y presentador del programa de TVE ‘Redes’, ahora en RTVE.es

 

Enlacel Encuentros digitales RTVE.es

 

Actualización l “El ser humano tiene futuro”

“Las preguntas eran no sólo curiosas, sino muy inteligentes y es verdad que la mayoría de ellas se refería no tanto a rebuscar entre nuestros propios intestinos, sino en los de los demás. Muchas gracias y un gran abrazo. Yo lo poco que sé, lo he aprendido escrutando los intestinos de los demás.”

Eduard Punset

    

La vida, en cierta forma, es un saco de reacciones químicas. 

George Whitesides 

Título: “Secretos de la materia y de la vida” – emisión 37 (13/09/2009, 21:00 hs) – temporada 14 (pdf)
Entrevista de Eduard Punset con George Whitesides, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y profesor de química en la Universidad de Harvard. Boston, junio de 2009.

 

“…escrutando los intestinos de los demás.”

 

Añado “escudriñar” y “escrutar” en las palabras clave.

Muchas gracias y un abrazo, pues …

 

mayo 31, 2010

…y los cuatro muros de no saber hacer.

 

Sin ilusiones, vivimos apenas del sueño, que es la ilusión de quien no puede tener ilusiones.

Libro del desasosiego. Bernardo Soares.

2

(TRECHO INICIAL)

He nacido en un tiempo en que la mayoría de los jóvenes habían perdido la creencia en Dios, por la misma razón que sus mayores la habían tenido: sin saber por qué. Y entonces, porque el espíritu humano tiende naturalmente a criticar porque siente, y no porque piensa, la mayoría de los jóvenes ha escogido a la Humanidad como sucedáneo de Dios. Pertenezco, sin embargo, a esa especie de hombres que están siempre al margen de aquello a lo que pertenecen, no ven sólo la multitud de la que son, sino también los grandes espacios que hay al lado. Por eso no he abandonado a Dios tan ampliamente como ellos ni he aceptado nunca a la Humanidad. He considerado que Dios, siendo improbable, podría ser; pudiendo, pues, ser adorado; pero que la Humanidad , siendo una mera idea biológica, y no significando más que la especie animal humana, no era más digna de adoración que cualquier otra especie animal. Este culto de la Humanidad , con sus ritos de Libertad e Igualdad, me ha parecido siempre una resurrección de los cultos antiguos, en que los animales eran como dioses, o los dioses tenían cabezas de animales.

Así, no sabiendo creer en Dios, y no pudiendo creer en una suma de animales, me he quedado, como otros de la orilla de las gentes, en esa distancia de todo a que comúnmente se llama la Decadencia. La Decadencia es la pérdida total de la inconsciencia; porque la inconsciencia es el fundamento de la vida. El corazón, si pudiese pensar, se pararía.

A quien como yo, así, viviendo no sabe tener vida, ¿qué le queda sino, como a mis pocos pares, la renuncia por modo y la contemplación por destino? No sabiendo lo que es la vida religiosa, ni pudiendo saberlo, porque no se tiene fe con la razón; no pudiendo tener fe en la abstracción del hombre, ni sabiendo siquiera qué hacer de ella ante nosotros, nos quedaba, como motivo de tener alma, la contemplación estética de la vida. Y, así, ajenos a la solemnidad de todos los mundos, indiferentes a lo divino y despreciadores de lo humano, nos entregamos fútilmente a la sensación sin propósito, cultivada con un epicureísmo sutilizado, como conviene a nuestros nervios cerebrales.

Reteniendo, de la ciencia, solamente aquel precepto suyo central de que todo está sujeto a leyes fatales, contra las cuales no se reacciona independientemente, porque reaccionar es haber hecho ellas que reaccionásemos; y comprobando que ese precepto se ajusta al otro, mas antiguo, de la divina fatalidad de las cosas, abdicamos del esfuerzo como los débiles del entrenamiento de los atletas, y nos inclinamos sobre el libro de las sensaciones con un gran escrúpulo de erudición sentida.

No tomando nada en serio, ni considerando que nos fuese dada, por cierta, otra realidad que nuestras sensaciones, en ellas nos refugiamos, y a ellas exploramos como a grandes países desconocidos. Y, si nos empleamos asiduamente, no sólo en la contemplación estética, sino también en la expresión de sus modos y resultados, es que la prosa o el verso que escribimos, destituidos de voluntad de querer convencer al ajeno entendimiento o mover la ajena voluntad, es apenas como el hablar en voz alta de quien lee, como para dar objetividad al placer subjetivo de la lectura.

Sabemos bien que toda obra tiene que ser imperfecta, y que la menos segura de nuestras contemplaciones estéticas será la de aquello que escribimos. Pero, imperfecto y todo, no hay poniente tan bello que no pudiese serlo más, o brisa leve que nos dé sueño que no pudiese darnos un sueño todavía más tranquilo. Y así, contempladores iguales de las montañas y de las estatuas, disfrutando de los días como de los libros soñándolo todo, sobre todo para convertirlo en nuestra íntima substancia, haremos también descripciones y análisis que, una vez hechos, pasarán a ser cosas ajenas que podemos disfrutar como si viniesen en la tarde.

No es éste el concepto de los pesimistas, como aquel de Vigny, para quien la vida es una cárcel, en la que él tejía paja para distraerse. Ser pesimista es tomar algo por trágico, y esa actitud es una exageración y una incomodidad. No tenemos, es cierto, un concepto de valía que apliquemos a la obra que producimos. La producimos, es cierto, para distraernos, pero no como el preso que teje la paja, para distraerse del Destino, sino como la joven que borda almohadones para distraerse, sin nada más.

Considero a la vida como una posada en la que tengo que quedarme hasta que llegue la diligencia del abismo. No sé a dónde me llevará, porque no sé nada. Podría considerar esta posada una prisión, porque estoy compelido a aguardar en ella; podría considerarla un lugar de sociabilidad, porque aquí me encuentro con otros. No soy, sin embargo, ni impaciente ni vulgar. Dejo a lo que son a los que se encierran en el cuarto, echados indolentes en la cama donde esperan sin sueño; dejo a lo que hacen a los que conversan en las salas, desde donde las músicas y las voces llegan cómodas hasta mí. Me siento a la puerta y embebo mis ojos en los colores y en los sonidos del paisaje, y canto lento, para mí solo, vagos cantos que compongo mientras espero.

Para todos nosotros caerá la noche y llegará la diligencia. Disfruto la brisa que me conceden y el alma que me han dado para disfrutarla, y no me interrogo más ni busco. Si lo que deje escrito en el libro de los viajeros pudiera, releído un día por otros, entretenerlos también durante el viaje, estará bien. Si no lo leyeran, ni se entretuvieran, también estará bien.

29-3-1930

Libro del desasosiego de Bernardo Soares
Por Fernando Pessoa (*)
Traducción de Angel Crespo

Fuente l Enfocarte.com

 

In Memoriam

 

 

 

mayo 16, 2010

“Soñé que la Tierra…

 

“Soñé que la Tierra se acababa. Y que el único ser humano que contemplaba el final era Franz Kafka. En el cielo los Titanes luchaban a muerte. Desde un asiento de hierro forjado del parque de Nueva York, Kafka veía arder el mundo.”

Tres. “Un paseo por la literatura”. Roberto Bolaño.

  

(…)

Hoy día estamos asistiendo a una variante, sociologicamente significativa, de esta forma de racionalización de culpas, provenientes de la elusión de responsabilidades en otro orden de acción de la persona. Me refiero al hecho del gran número de intelectuales y profesionales que se hallan retrotraídos a la particular esfera de su dedicación, cumpliendo “su” deber- como “único” deber- desde ella misma, y justificando así toda otra inactividad, por ejemplo, el compromiso político. “No soy político, sino investigador, médico, jurista, etcétera, y así cumplo mi función social, mi débito frente a los otros.” Una vez más, lo que se nos hace admirable en Sartre o Russell es, bajo este otro aspecto, su conciencia de que estar en la realidad es estar en toda la realidad y que el compromiso con ella es coimplicación, es decir , “complicación”. Lo que tales personas consiguen con su descompromiso, y de lo que en el fondo son culpables, es de la omisión de su personal responsabilidad en la tarea de  transformar la realidad  a que su propia situación de intelectuales- es decir, de aparentes administradores de “conciencia”- les obliga. Pues si bien es cierto que de un modo más o menos consciente todo hombre se siente impelido a cumplir, en este ámbito de su actividad intrínsecamente social, algún cometido, éste aparece precisado con límites bien claros, en aquelllos que por su específica función son detectores de la realidad. Este cometido social no es nunca intercambiable, no puede en modo alguno ser delegado en otro, bajo la excusa de la función en la que nos encontramos absortos. Estar abstraído en una parcela de la realidad significa omitir de nuestra conciencia toda otra realidad, que en algunos momentos puede ser de mayor urgencia. La acción política, pues, afecta a todo hombre en la medida en que, por su socialización, se le constituye en necesidad, en imperativo de su situación. Apenas habrá que parar mientes en el hecho de que la acción política, que ahora propugnamos, como imperativo de la conciencia social del hombre, nada tiene que ver con la profesionalidad política. Esta es la forma institucionalizada de esa función, y bajo este aspecto concierne a los que se sienten impelidos a adoptar esta función como tarea primordial, en la división técnica del trabajo exigible en nuestra organización actual. De lo que se trata de señalar aquí es simplemente que la acción política, como aspecto de la praxis es exigitiva, por cuanto constituye la expresión más elevada del estar-con-los-otros, con miras a hacer, con esos otros, de esta realidad de ahora, esa otra realidad que nos parece objetivamente más justa.

 

La culpa. Carlos Castilla del Pino.

 

Fuente original

La culpa. Carlos Castilla del Pino

 ©Carlos Castilla del Pino

 ©Alianza Editorial, 1981

 

elroro06 

  La otra pasión de Juan Rulfo, aqui se presenta una recopilacion de imagenes tomadas por su lente.

Música: Tierra Mestiza de Los Folkloricos

 

“Todo escritor que crea es un mentiroso; la literatura es mentira, pero de esa mentira sale una recreación de la realidad; recrear la realidad es, pues, uno de los principios fundamentales de la creación. Considero que hay tres pasos; así como en la sintaxis hay tres puntos de apoyo: sujeto, verbo y complemento, así también en la imaginación hay tres pasos: el primero de ellos es crear el personaje, el segundo crear el ambiente donde ese personaje se va a mover y el tercero es cómo va a hablar ese personaje, cómo se va a expresar, es decir, darle forma. Estos tres puntos de apoyo son todo lo que se requiere para contar una historia. Ahora, yo si le tengo temor a la hoja en blanco, y sobre todo a lápiz, porque yo escribo a mano.”

Cita l  Verdad y mentira en la creación literaria. Juan Rulfo.

          proyecto patrimonio

mayo 4, 2010

…a tan altos visitantes!

  

En el Teatro de la Ópera de una ciudad de nuestro tiempo.
Derecha e izquierda, las del espectador.

Parte primera

 
 La embocadura de la escena está formada por una obra de ladrillos sobre la que se divisan fragmentos de viejos carteles y avisos, y suscita la sospecha de que no nos encontramos en la sala de un teatro, sino en las vastas dependencias posteriores de su escenario. Algo más allá de la embocadura, un par de escalones corre a todo lo largo de la escena. En el primer término de la derecha y delante de estos escalones, un amplio escotillón rectangular del piso, con peldaños de bajada que arrancan de su frente, permite descender al foso; la barandilla de tubos metálicos que lo cerca por su bordes laterales se transforma, en el borde posterior, en una plancha opaca de la que cuelga, hacia el hueco, una bombilla roja con pantalla que ahora está apagada. Las paredes de ladrillo que forman la extraña embocadura se doblan en ambos laterales hacia el escenario y terminan algo más atrás, dejando abiertos y perdidos en la penumbra los hombros del mismo. En cada una de las dos fajas laterales de pared hay una puerta: son dos camerinos. Un enorme trasto con quebraduras en biombo descansa sobre los escalones que cruzan la escena y la ocultan casi totalmente. Visto por su revés, solo muestra su artesana superficie de envarillados y listones sobre la gruesa tela; pero se colige, por el irregular contorno de su cresta, que debe de representar un fondo urbano de palacetes, torrecillas y chapiteles castellanos. Iluminaciones laterales y focos cenitales entrevistos más lejos, por encima del trasto, confirman la impresión de que el escenario se divisa desde su fondo. En los dos extremos de la embocadura, sendas escalerillas lo comunican con la sala. 
 
 Las personas que, por azar, entren en ella, advertirán que, tras el enorme trasto, se está representando una ópera. La orquesta lejana ejecutaba ya, cuando entraron, una ampulosa y triste música inspirada en la meseta ibérica, a cuyos sones no tardan en unirse melancólicas notas de guitarras. De pronto, estallan sobre la música espaciadas voces de cantores de ambos sexos, progresivamente lejanas. 

VOZ l.ª
¡El loco va a morir!

VOZ 2.ª
¡Se muere el loco!
 

VOZ 3.ª
¡Triste es nuestro vivir!

VOZ 4.ª
¡Somos bien poco!
 
 
 (Una voz femenina entona una vieja copla castellana.) 

VOZ 5.ª
Deja tu espada y tu pena  
a mi orilla reposar.  
Yo soy el agua serena 5
que tu sed quiere aplacar.  
 
 (Vuelven las espaciadas voces, desde una remota lejanía hasta muy cerca.) 

VOZ 4.ª
¡El loco va a partir!

VOZ 3.ª
¡Por él yo ruego!
 

VOZ 2.ª
¡Cuerdo se halla al morir!

VOZ 1.ª
¡Ya no está ciego!

 

Mito. Libro para una ópera. Antonio Buero Vallejo.

 

Fuente l Mito. Libro para una ópera. Antonio Buero Vallejo.

               Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

.

grupoasfalto

 Asfalto – Rocinante

 

Tal vez quieras venir conmigo en este viaje infinito….

 

 *

La literatura ha inspirado recreaciones musicales de gran valor, estimuladas muy especialmente por los modelos de los grandes ciclos literarios y las grandes obras. El caso del Quijote es uno de los más significativos, tanto por la pluralidad de estilos musicales que han recreado la obra como por la diversidad de perspectivas y actitudes de los músicos, compositores y libretistas. En este ciclo se plantea el aprovechamiento didáctico de los recursos musicales inspirados en el Quijote. Con especial atención a la música clásica y  la música popular de gran difusión, se analizarán sus tipos y características, ilustrados con la audición y proyección de ejemplos de especial interés. 

Seguir leyendo…

Información de interés

  • Horario:4, 6, 11, 13, 18 y 25 de mayo, a las 18:30 h. 
  • PROGRAMA DEL CICLO:

1. Consideraciones teóricas básicas: la diferencia de lenguajes y sus consecuencias expresivas; el concepto de recreación musical y su tipología. 4 de mayo.
2. La música clásica y el Quijote: música sugerida y música añadida. 6 de mayo.
3. La música clásica y el Quijote II: recreación integral de música y texto. 11 de mayo.
4. La música popular de gran difusión (pop y rock) y la literatura caballeresca. 13 de mayo.
5. La música popular de gran difusión y el Quijote: el pop y el rap. 18 de mayo.
6. La música popular de gran difusión y el Quijote: el rock. 25 de mayo.
 

Destinatarios:

Recomendado para profesores y público en general.

  • Dirección:
    Salón de Actos del Museo de la BNE. Entrada libre – Aforo limitado.

 

Fuente l Recursos musicales para el estudio del Quijote

                     Biblioteca Nacional de España

 Vía l Biblioteca Nacional de España (facebook)

 

 

 

  ROCKBOXTV

 TOPO – TRAEME TU AMOR

 

A Terry Barrios y a Jean Françoise André,

… en recuerdo de aquellas noches inolvidables junto a  los magníficos “Hispanus Uruguayus”  y de aquellos maravillosos blues…

 

…y a los/as demás  ¡ 45 000 veces :  ¡ Gracias ! … 

 

Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.