Nos Queda La Palabra

septiembre 24, 2010

…y mirando las rendijas

 

“A veces, al igual que en su novela La habitación cerrada, la melancolía y sus adláteres son el precio que hay que pagar para un día llegar a ver la luz y constatar que hay vida y, tras un largo encierro en un cuarto de hotel, poder decir, al fin, como el narrador de ese tercer libro de la Trilogía de Nueva York: “De pronto, tumbado sobre la cama y mirando las rendijas de las persianas cerradas, comprendí que había sobrevivido”. “

 

Enrique Vila-Matas

 

       Vía l Algún día en alguna parte

Fuente l ElPaís.com

***

Para ser consecuente no quiero dejar de recordaros, pacientes lectores/as de toda índole y condición, el derecho a saltarse éste, como cualquier otro…

 

gatodebarrio58

 El peor de los caminos

(José Alfredo Jiménez)

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
desesperadamente, sin ley y sin destino,
le contare a la gente, que fuimos dos amigos.

Entre mi amor y el tuyo, dentro de nuestras vidas,
hay algo que aunque quiera, no puedo remediarlo,
por eso me despido, llevándome conmigo,
este cariño grande, que tengo que matarlo,

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
escogeré del mundo, el peor de los caminos,
y le diré a la gente, que no nos conocimos,

Entre mi amor y el tuyo, dentro de nuestras vidas,
hay algo que aunque quiera, no puedo remediarlo,
por eso me despido, llevándome conmigo,
este cariño grande, que tengo que matarlo,

Voy a morirme solo, sin molestar a nadie,
voy a morirme lejos, cuando mi amor se acabe,
escogeré del mundo, el peor de los caminos,
y le diré a la gente, que no nos conocimos.

 

Fuente: musica.com

                Las letras disponibles en musica.com tienen propósitos meramente educativos.

 

Fragmento LXXIX
Cancionero

de Francesco Petrarca

Si al principio responde el fin y el medio
del decimocuarto año que suspiro,
ni en la aura ni en la sombra hallo remedio;
tal crece este deseo en que deliro.

Amor, para el que el alma no demedio
y bajo cuyo yugo no respiro,
me es tal, que ya de mí ni aun queda medio,
por ojos donde yo los míos giro.

Así menguando voy de día en día
con tal secreto que yo sé tan solo
y aquella que, al mirarla, me destruye.

El alma a pura pena en esto asolo
e ignoro cuánto dure la porfia;
porque la muerte llega, y el vivir huye.

.

Fuente l Wikisource (Cancionero)

 

***  

  TALES ._ Y a pesar de ello, ¡ oh anciano del mar !, se tiene confianza en ti. Sabio eres, no nos rechaces de este sitio. Mira esta llama, y aunque de humana configuración, se abandona por entero a tu consejo.

NEREO._ ¡ Qué ! ¡ Un consejo ! ¿Ha tenido jamás un consejo valor alguno entre los hombres?  Una palabra sensata se embota en el oído duro. Por más que la mayoría de las veces los hechos se condenen de un modo despiadado a sí mismos, la gente sigue por eso tan reacia como antes.

(…)

NEREO._  No turbéis uno de mis rarísisimos instantes de alegría.

 

BAHÍAS ACANTILADAS DEL MAR EGEO . Fausto. 

Johann Wolfgang von Goethe

 

Fuente original

Johann Wolfgang von Goethe

Fausto

© Ediciones Cátedra, S.A. 1991

Edición de Miguel José González

y Miguel Ángel Vega

Traducción de José Roviralta

 

 

“…porque la muerte llega, y el vivir huye.”

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: