Nos Queda La Palabra

mayo 21, 2010

…y el beneficio rescatará la ofensa.

 

“Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido.”

Lucio Anneo Séneca

 

quipu100

Los Embajadores Criollos

Alma, corazón y vida

(Adrián Flores Albán)

Recuerdo aquella vez que yo te conocí,
recuerdo aquella tarde
pero no me acuerdo
ni como te vi.

Pero si te diré que yo me enamoré,
de esos tus lindos ojos
y tus labios rojos
que no olvidaré.

Oye esta canción que lleva
alma corazón y vida,
estas tres cositas nada más te doy.

Porque no tengo fortuna,
estas tres cosas te ofrezco
alma, corazón y vida y nada más.

Alma para conquistarte,
corazón para quererte,
y vida para vivirla junto a tí

Alma para conquistarte,
corazón para quererte,
y vida para vivirla junto a tí

 

XXXIV

Necesario es abstenerse de la ira, sea contra el igual, sea contra el superior, sea contra el inferior. El resultado de la lucha con el igual es problemático; luchar con el superior es insensato, y vil con el inferior. Despreciable e infeliz es el que devuelve el mordisco: el ratón y la hormiga amenazan la mano que les coge: los seres débiles se creen ofendidos en cuanto se les toca. Nos calmará el recuerdo de los favores recibidos en otro tiempo de aquel contra quien nos irritamos, y el beneficio rescatará la ofensa. Recordemos también la reputación que nos formará nuestra fama de dulzura, y cuántos amigos útiles proporciona la clemencia. No tengamos ira contra los hijos de nuestros enemigos públicos y privados. Uno de los ejemplos de la crueldad de Sila fue haber expulsado de los cargos públicos a los hijos de los proscritos. Nada más injusto que hacer pasar a los hijos el odio que se tuvo a los padres. Preguntémonos, cuando nos cueste trabajo perdonar, si nos convendría que fuesen todos inexorables con nosotros. ¡Cuántas veces implora perdón el que lo negó! ¡Cuántas veces cae a los pies del que rechazó con los suyos! ¿Qué hay más noble que transformar la ira en amistad? ¿Qué aliados más fieles tuvo el pueblo romano que aquellos que por mucho tiempo fueron sus enemigos más encarnizados? ¿Qué sería hoy del Imperio si afortunada previsión no hubiese confundido vencidos y vencedores? ¿Se irrita alguno? atráele tú con beneficios. La lucha cesa en cuanto uno de los dos abandona el puesto: para combatir se necesitan dos. Si se traba pelea, mézclase la ira; triunfa aquel que retrocede primero; el vencedor es vencido. Te ha golpeado, retírate. Al devolverle los golpes, le proporcionarás ocasión de darte más y con excusa; ni podrás desembarazarte de él cuando quieras. ¿Quién querría herir con tal fuerza al enemigo que dejase la mano en la llaga sin poder retirarla? Arma de esta clase es la ira; difícilmente se retira.

 

De la ira
Libro segundo

de Séneca
Wikisource

 

Anuncios

3 comentarios »

  1. […] Autor:literatura « WordPress.com Tag Feed […]

    Pingback por …y el beneficio rescatará la ofensa. | Directorio de blogs — mayo 21, 2010 @ 8:48 am

  2. Señor, señor, tópome de nuevo con la ira. Demasiada casualidad…
    Mas llévome el buen consejo y déjote, a cambio un beso.

    Comentario por lisi — mayo 22, 2010 @ 11:37 pm

  3. Un epicúreo consejo de un cordobés estoico al que es difícil resistirse, sí…
    Si es o no producto de la casualidad habrá que indagar. ,-)

    De seguido, te visito…. y un beso te llevo.

    Comentario por labalaustra — mayo 23, 2010 @ 11:04 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: