Nos Queda La Palabra

septiembre 19, 2009

blanco ceniciento…

 

Luz, que iluminas la existencia,
luz, que propagas la evidencia,
que disuelves error y oscuridad,
haré de ti, divina esencia,
la augusta luz de la Verdad.

Luz, donde el ojo y donde el pensamiento
casan gusanos y astros, casan aguas y viento,
y hombres y monstruos, goces y dolor,
haré de ti, luz de un momento,
¡la eterna, la divina luz de Amor!

Haré de ti la luz de Amor que ya no es ciega;
la que todo lo anega,
la que todo lo acoge hospitalaria…
La luz que nos deslumbra y que irradia,
de un suspiro, de un ay, de una agonía;
del beso y la plegaria…

La luz, en cuya gloria idealizante
el volcán de los astros rutilante
en oscura ceniza sepulcral;
y el éxito triunfal de la mañana
una humareda pálida y liviana,
desgarrada en los ramos de un zarzal…

La luz que transfigura y que convierte
el César deslumbrante en polvo inerte
y el vagabundo en una Anunciación…
La luz que enciende lágrimas dolidas
en estrellas eternas y floridas,
en jardines de gracia y de perdón.

La luz en donde todo flota inmerso,
la luz Espiritual del Universo,
Sol de todos los soles creador…
Luz de misericordia y esperanza,
luz de infinita bienaventuranza;
mañana que amanece en el Dolor.

¡Oh luz de estrellas, ciega luz corpórea
que, reviviendo, es agua transitoria,
roca y arena, podredumbre y planta,
cáliz aéreo que deshoja el viento,
lumbre de brasas, muerta en un momento,
claro gorjeo, que un instante canta!

¡En mi sangre exaltada y sublimada,
en mi divino ideal crucificada,
a paz suprema llegarás por mí;
que en la luz del Espíritu amoroso
haré que logre perennal reposo
la beata armonía que hay en ti!

 

Oración a la luz  (fragmento) . Abilio Guerra Junqueiro 

 

Fonoteca Municipal de Lisboa 
 100 anos de poesia portuguesa : séc. XIX : do romantismo ao simbolismo

 

Leer…  A Velhice Do Padre Eterno, de Guerra Junqueiro

 

 

73
(CLAROS DE LUNA)

…mojadamente sucio de castaño muerto en los resbalamientos nítidos de los tejados superpuestos, blanco ceniciento, mojadamente sucio de castaño muerto.

 

Libro del Desasosiego. Fernando Pessoa

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: