Nos Queda La Palabra

septiembre 30, 2009

¡A sangre y fuego!

 

 

A la guerra me lleva mi necesidad;

si tuviera dineros no fuera en verdad.

 

Miguel de Cervantes 

 

Anuncios

septiembre 29, 2009

Aquí te espero, amor…

Filed under: actualidad — Etiquetas: , — labalaustra @ 9:59 pm
Soneto VII

Aquí tienes, amor, tu antiguo huerto,
con su doblada hilera de granados,
que  abril dejó de verte coronados
y junio con sus  flores ha cubierto.

Y donde en flor segura y fruto incierto
se muestran los olivos blanqueados,
y van al amarillo los sembrados,
y al calor las gayombas se han abierto.

Aquí te espero, amor, por las veredas
que no vienen ni van a parte alguna
sino a aquel corazón en donde habitan,

y donde aún sin venir siempre te quedas
y haces mi soledad tan oportuna
que la paz y el silencio la visitan.
José Antonio Muñoz Rojas
Fuente original
200 Poetas de Hoy en España y América
Taller Prometeo de Poesía Nueva. Madrid, mayo 1982.

septiembre 28, 2009

el más triste de los hombres

 

Al principio, Bartleby escribió extraordinariamente. Como si hubiera padecido un ayuno de algo que copiar, parecía hartarse con mis documentos. No se detenía para la digestión. Trabajaba día y noche, copiando, a la luz del día y a la luz de las velas. Yo, encantado con su aplicación, me hubiera encantado aún más si él hubiera sido un trabajador alegre. Pero escribía silenciosa, pálida, mecánicamente.

Una de las indispensables tareas del escribiente es verificar la fidelidad de la copia, palabra por palabra. Cuando hay dos o más amanuenses en una oficina, se ayudan mutuamente en este examen, uno leyendo la copia, el otro siguiendo el original. Es un asunto cansador, insípido y letárgico. Comprendo que para temperamentos sanguíneos, resultaría intolerable. Por ejemplo, no me imagino al ardoroso Byron, sentado junto a Bartleby, resignado a cotejar un expediente de quinientas páginas, escritas con letra apretada.

Yo ayudaba en persona a confrontar algún documento breve, llamando a Turkey o a Nippers con este propósito. Uno de mis fines al colocar a Bartleby tan a mano, detrás del biombo, era aprovechar sus servicios en estas ocasiones triviales. Al tercer día de su estada, y antes de que fuera necesario examinar lo escrito por él, la prisa por completar un trabajito que tenía entre manos, me hizo llamar súbitamente a Bartleby. En el apuro y en la justificada expectativa de una obediencia inmediata, yo estaba en el escritorio con la cabeza inclinada sobre el original y con la copia en la mano derecha algo nerviosamente extendida, de modo que, al surgir de su retiro, Bartleby pudiera tomarla y seguir el trabajo sin dilaciones.

En esta actitud estaba cuando le dije lo que debía hacer, esto es, examinar un breve escrito conmigo. Imaginen mi sorpresa, mi consternación, cuando sin moverse de su ángulo, Bartleby, con una voz singularmente suave y firme, replicó:

-Preferiría no hacerlo.

Me quedé un rato en silencio perfecto, ordenando mis atónitas facultades. Primero, se me ocurrió que mis oídos me engañaban o que Bartleby no había entendido mis palabras. Repetí la orden con la mayor claridad posible; pero con claridad se repitió la respuesta:

-Preferiría no hacerlo.

-Preferiría no hacerlo -repetí como un eco, poniéndome de pie, excitadísimo y cruzando el cuarto a grandes pasos-. ¿Qué quiere decir con eso? Está loco. Necesito que me ayude a confrontar esta página: tómela -y se la alcancé.

-Preferiría no hacerlo -dijo.

Lo miré con atención. Su rostro estaba tranquilo; sus ojos grises, vagamente serenos. Ni un rasgo denotaba agitación. Si hubiera habido en su actitud la menor incomodidad, enojo, impaciencia o impertinencia, en otras palabras si hubiera habido en él cualquier manifestación normalmente humana, yo lo hubiera despedido en forma violenta. Pero, dadas las circunstancias, hubiera sido como poner en la calle a mi pálido busto en yeso de Cicerón.

 

Fragmento de Bartleby, el escribiente, de Herman Melville.

 

Fuente l Ciudad Seva. (Texto completo)

 

“I would prefer not to”

 

 

septiembre 26, 2009

…please believe me

 

Oh! Darling

Oh! Darling, please believe me
I’ll never do you no harm
Believe me when I tell you
I’ll never do you no harm

Oh! Darling, if you leave me
I’ll never make it alone
Believe me when I beg you
Don’t ever leave me alone

When you told me you didn’t need me anymore
Well you know I nearly broke down and cried
When you told me you didn’t need me anymore
Well you know I nearly broke down and died

Oh! Darling, if you leave me
I’ll never make it alone
Believe me when I tell you
I’ll never do you no harm

When you told me you didn’t need me anymore
Well you know I nearly broke down and cried
When you told me you didn’t need me anymore
Well you know I nearly broke down and died

Oh! Darling, please believe me
I’ll never let you down
Believe me when I tell you
I’ll never do you no harm

 

Because I’m free

 

EbayPillBoxes

“Raindrops Keep Falling On My Head”

(Hal David /Burt Bacharach)

B.J. Thomas

Raindrops keep fallin’ on my head
And just like the guy whose feet are too big for his bed
Nothin’ seems to fit
Those…
Raindrops are fallin’ on my head, they keep fallin’

So I just did me some talkin’ to the sun
And I said I didn’t like the way he got things done
Sleepin’ on the job
Those…
Raindrops are fallin’ on my head, they keep fallin’

But there’s one thing
I know
The blues they sent to meet me
Won’t defeat me
It won’t be long till happiness steps up to greet me

Raindrops keep fallin’ on my head
But that doesn’t mean my eyes will soon be turnin’ red
Cryin’s not for me
‘Cause…
I’m never gonna stop the rain by complainin’
Because I’m free
Nothin’s worryin’ me

It won’t be long till happiness steps up to greet me

Raindrops keep fallin’ on my head
But that doesn’t mean my eyes will soon be turnin’ red
Cryin’s not for me
‘Cause…
I’m never gonna stop the rain by complainin’
Because I’m free
Nothin’s worryin’ me…

 

In Memoriam

 

lo que ha ardido…

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , , , , , , , , — labalaustra @ 10:39 am

 

Spleen 

  

INMORTALIDAD DE LA NADA

Todo lo consumado en el amor
no será nunca gesta de gusanos.

Los despojos del mar roen apenas
los ojos que jamás
-porque te vieron-,
                    jamás
se comerá la tierra al fin del todo.

Yo he devorado tú
me has devorado
en un único incendio.

Abandona cuidados:
lo que ha ardido
ya nada tiene que temer del tiempo.

Fuente original

Muestra , corregida y aumentada, de algunos procedimientos narrativos y de las actitudes sentimentales que habitualmente comportan, de Angel González, perteneciente a la colección Beltenebros, de Ediciones Turner. 1977. Nº476.
Copyright Angel González / Ediciones Turner

 

septiembre 25, 2009

si todo fuera cierto…

Cementerio

Alejandra Pizarnik

Había un hombre que vivía junto a un cementerio y nadie preguntaba por qué. ¿Y por qué alguien habría de preguntar algo? Yo no vivo junto a un cementerio y nadie me pregunta por qué. Algo yace, corrompido o enfermo, entre el sí y el no. Si un hombre vive junto a un cementerio no le preguntan por qué, pero si vive lejos de un cementerio tampoco le preguntan por qué. Pero no por azar vivía ese hombre junto a un cementerio. Se me dirá que todo es azaroso, empezando por el lugar en que se vive. Nada me puede importar lo que se me dice porque nunca nadie me dice nada cuando cree decirme algo. Solamente escucho mis rumores desesperados, los cantos litúrgicos venidos de la tumba sagrada de mi ilícita infancia. Es mentira. En este instante escucho a Lotte Lenya que canta Die dreigroshenoper. Claro es que se trata de un disco, pero no deja de asombrarme que en este lapso de tres años entre la última vez que la escuché y hoy, nada ha cambiado para Lotte Lenya y mucho (acaso todo, si todo fuera cierto) ha cambiado para mí. He sabido de la muerte y he sabido de la lluvia.

 

 

 

(Tomado de «Los muertos y la lluvia», en Prosa completa,
edición a cargo de Ana Becciú, prólogo de Ana Nuño, Barcelona, Editorial Lumen, 2002, p. 43)
© Instituto Cervantes (España), 2004-2009. Reservados todos los derechos

 

Fuente l Centro Virtual Cervantes

 

Lotte Lenya canta “Mackie the Knife”, de l”Òpera dels tres rals”, de Bertolt Brecht i Kurt Weill (1931). Dins “Lotte Lenya Sings Kurt Weill”, episodi de la sèrie Monitor, dirigit per Ken Russel i Humphrey Burton per a la BBC. Emès el 26 de març de 1962.

 

septiembre 24, 2009

…los ojos de ver

Vídeo “Sahara” de Fernando Baena

saharasevilla

 

…aunque son mucho más grandes que el de Berlín, de ellos se habla poco, muy poco o nada.


Muros. Eduardo Galeano

 

Otra noche en blanco… 

 
 
 
 

 

 

…acerca de las uvas.

 

Sello suizo de Paracelso

Sello suizo de Paracelso

 

“Quien no conoce nada no ama nada. Quien no puede hacer nada no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve. Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor. Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.”

Paracelsus (1493-1541)

 

Opera Omnia  – Obras Completas (pdf)

 

Fuente l   Bibliografía de ParacelsoBiblioteca Upasika

septiembre 23, 2009

…on my mind

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , — labalaustra @ 7:12 am

 

Georgia, georgia,
the whole day through
just an old sweet song
keeps georgia on my mind
I’m say georgia
georgia
a song of you
comes as sweet and clear
as moonlight through the pines
Other arms reach out to me
other eyes smile tenderly
still in peaceful dreams i see
the road leads back to you
I said georgia,
ooh georgia, no peace i find
just an old sweet song
keeps georgia on my mind
Other arms reach out to me
other eyes smile tenderly
still in peaceful dreams i see
the road leads back to you
Georgia,
georgia,
no peace, no peace i find
just this old, sweet song
keeps georgia on my mind
I said just an old sweet song,
keeps georgia on my mind

Ray Charles

 

 

Fuente: musica.com

 

Older Posts »

Blog de WordPress.com.